viernes, 26 de diciembre de 2008

Por las siglas de las siglas


Dicen que la pereza es la madre de todos los vicios. Otros sostienen que la necesidad es la madre de todos los inventos. Yo digo que en realidad estos dos bebés fueron cambiados al nacer. No entraré en los vicios nacidos de la necesidad, escapa a la finalidad de este escrito, que quiere mostrar cómo la pereza despierta en nosotros una originalidad sin parangón. La tan vituperada "ley del mínimo esfuerzo" encierra una gran capacidad para identificar cuál es el mínimo esfuerzo necesario. Incluso los estándares de minimoesfuerzocidad son bajados cada cierto tiempo como el record de los 100 metros. Cuando uno cree que se bajó todo lo que se podía aparece un muchacho que corre como si lo persiguiese una jauría de perros salvajes en celo y rompe ese record.

Pero en el caso de la pereza, las conquistas no son sólo personales, sino también sociales. Todos hablan del enorme paso que significó la producción en serie, nadie dice que la idea no surgió de la cabeza de Henry Ford sino de uno de sus empleados, Tito Sinfuentes, quién -cansado de tener que buscar los elementos para armar el auto por todos lados- dijo: "a ver si nos organizamos, yo no me muevo más de este lugar, así que si quieren que labure, vos alcanzame las partes, yo las enrosco y se las paso a Pepe para que se las arregle". En su honor, Ford bautizó el primer modelo como Ford T (Ford Tito) Después, otros se encargaron de agregar palabras como "optimización de procesos", "fidelización de recursos" y "productividad" donde antes figuraban las célebres palabras de Sinfuentes: "¡Qué fiaca, por dió!".

La cuestión es que la misma lengua fue afectada por esta pereza social. Aunque es conocida la costumbre francesa de abreviar palabras, el presente escrito va -como siempre- a algo más medular: las siglas. Una sigla no es más que la expresión de una pachorra verbal supina. No obstante, la adjudicación de siglas es un arte que no todos tienen, y que puede dar lugar a atentados contra la misma razón de ser de estas siglas. Por eso, daremos dos criterios necesarios para una correcta imposición de siglas:

1. La pronunciabilidad: es importante para que una sigla simplifique el proceso comunicacional, que esta sea pronunciable de alguna manera. Aquí es donde hay que jugar con la inclusión de la vocal que sigue a la consonante que comienza la palabra, el uso o la eliminación de los conectores y otras tantas cuestiones que hacen a que sea fácilmente pronunciable y -por lo tanto- memorizable. La Agencia Federal de Ingresos Públicos es para nosotros una realidad lejana y pesadamente burocrática, mientras que la AFIP es algo muy distinto, algo cercano...y pesadamente burocrático. Quizá el ejemplo paradigmático de fracaso en este punto sea una ONG que proponía formar a los funcionarios públicos en la transparencia mediante diversos cursos de ética profesional. Este proyecto estaba condenado al fracaso desde el momento en que su nombre fue "Hombres honrados por una humanidad honesta" (H. H. H. H.) ¡Que inconvenientes no sufrieron estos hombres! Cada vez que les preguntaban por el nombre de la Institución, ellos respondían con su silencio. Hartos de pasar por maleducados, ensayaron un sonido aspirado profundo, lo que les valió varias maniobras Hemlich gratuitas.

Tampoco me parece que cumplan con su fin aquellas siglas en las que hay que nombrar cada letra (RSVP, QEPD, EEUU) porque para eso se dicen directamente las palabras enteras. Si estás siglas han sobrevivido, es justamente por la pereza que ha carcomido la voluntad de los escribientes.

2. la significación: este aspecto es todavía más sensible. Hay que tratar de evitar que las siglas compongan una palabra que atente contra el sentido o la seriedad de lo que se está significando. Y esto en cualquier idioma. Una consultora implementó un curso muy útil para su gente; gran parte del presupuesto para capacitación de ese año se gastó en el Managment operative course for companies. No fue nadie. ¿La razón? Nadie quería estar en un MOCO. Las siglas del Commitee of Sponsoring Organizations of the Traedway Commisions son COSO ¿que respeto puede esperar ese comité (el COSO ese)? El Partido de los trabajadores (PT) pudo tener un presidente en Brasil, pero en la Argentina son siglas impensables para la política vernácula. Por eso tampoco hay un Partido Nacional (PN) Creo que a esto se alude cuando se dice que somos una democracia inmadura. Como ya he dicho, las siglas pueden destinar al fracaso una institución y su desprestigio, como lo hicieron con movimientos sindicales como el Movimiento obrero nacional para la explotación de yacimientos (M.O.N.E.Y.) o a una ONG como la de Profesionales orientados a la rehabilitación de niñas (P.O.R.N.)

Podríamos seguir, pero creo que el punto se entendió. Quizás una última aclaración a tener en cuenta es que hay que saber cuando una sigla o inicial va a traer confusión para saber eliminarla. Piense que se pueden suscitar discusiones que atenten contra el tiempo y esfuerzo que pretendía ahorrar en un principio. Un caso paradigmático de esto fue la frase final que aparece en el libro del escritor norteamericano George Bestseller, quién finalizó su evaluación del siglo XX diciendo que "no hubo máquina más influyente en el siglo pasado que la de H. Ford". La mayoría pensó que se refería al citado Ford T de Henry Ford, hasta que un grupo de fanáticos de la Guerra de las Galaxias postuló que en realidad se hacía referencia al Millennium Falcon de Harrison Ford. Algunos vecinos de Banfield, conciliadores, trataron de imponer la postura según la cuál se estaría hablando del Ford Falcon de Héctor Ford, un conocido mecánico de la zona. Fueron desoídos.

El mundo de las siglas no es para todos. Consulte antes de enredarse en él. N.S.B.*

*Estas misteriosas siglas han sido interpretadas de diversas maneras. Algunos creen que se trata de un latinazgo o del grito en francés "nous sommes bonvivants". Para otros, el autor quiso poner N.O.B. para manifestar una simpatía por el Club Atlético Newells Old Boys de Rosario y lo hizo mal. De boludo que es nomás. Esta teoría fue rápidamente descartada por el mismo autor. Una tercera opción, ampliamente difundida, postula que las crípticas inicales quieren decir "No sea boludo".

2 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Amén.

Su punto ha quedado probado.

Buen año.

Pablo dijo...

Gracias. Espero que el año que está por empezar le traiga cosas buenas (pero le permita desviarse hasta aquí de cuando en cuando)

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.