lunes, 15 de diciembre de 2008

Niños eran los de antes


El tema de los niños superdotados es todo un tema. Un momento. Si voy a tratar sobre la extrema inteligencia de algunas personas, quizás debiera empezar con una frase más inteligente y menos redundante que "este tema es un tema". Vamos de nuevo.


Existen en esta orbe que nos toca habitar algunos individuos cuyas inteligencias son atravesadas, ya desde temprana edad, por cogitaciones soberanas, desproporcionadas con una corporeidad todavía en desarrollo. Así, transidos por la desproporción, estos sujetos... no, no. No sirve. Demasiado pomposo. Al pedo, como quien dice. Una más. Dale. Última, en serio.


Hay pibes muuuuy inteligentes. Se los llama niños superdotados. Al parecer yo no sería uno de ellos. Es por eso que voy a hablar de lo negativo de ser un niño superdotado. Hay una cierta soledad social ínsita en su condición. Un niño cuya inteligencia le pide mucho difícilmente pueda sentirse motivado a sostener una conversación con alguien de su edad que estalla en carcajadas al darse cuenta de que la palabra "moco" está en el diccionario. A su vez, no poder participar de un café literario porque el pediatra le dijo que todavía no tiene edad para tomar café o que tener que suspender una conferencia porque es la hora de dormir le dificultan el desarrollo en un ámbito adulto. Como dije, la extrema inteligencia puede provocar un cierto aislamiento social. No, su caso es distinto. Usted es raro y usa los pantalones demasiado altos.


La solución para este tipo de chicos pareciera ser juntarlos con otros niños superdotados, para que puedan vivir en un ámbito que regule armoniosamente ambos mundos. Que no deje de ser niño ni de cultivar su inteligencia. Ahora, este cóctel puede dar lugar a situaciones bizarras para la mirada externa. Es por eso que hoy vamos a asomarnos a esta realidad para ver qué significa en lo concreto esta armonía. Daremos una mirada a la salida a la playa que organizó la Escuela especial n°1 para niños superdotados "Douglas 'Doogie' Houser" de Burzaco. Más concretamente, podremos presenciar una pelea como las que siempre se dan entre niños. O entre adultos. Bah, de las que se dan cuando la gente se pelea.


(Ricardito construye un castillo en la arena, Jorgito se le acerca)


Jorgito: ¿Un castillo? ¿Te parece tributar al sistema feudal, más no sea lúdicamente?


Ricardito: Uh ¿vas a empezar de nuevo? Típico ignorante que piensa que la gente se acostó en la Antigüedad y se levantó en el Renacimiento y en el medio no pasó nada.


J: Es un esquema historiográfico, sí. Pero uno válido.


R: Disiento. El otro día hablábamos con Ernestito, y él me decía que para gente como vos la Catedral de Chartres la habían construido monos entrenados por los griegos. Ja ja ja.


J: ¡Ernestito es un imbécil! Dicen que cuando tenía 7 meses le mostraron la foto de un zorro y dijo: "Guau, guau".


R: ¡Que hablás vos, que no podés sacar el patrón ni de la serie de Fibonacci! ¡Andate de acá! ¡Hacé tu construcción art decó y dejame de hinchar!


J: ¡Prefiero eso a imitar una porquería como la tuya! ¡Ya vas a ver ahora cuando a las 18:37 en el huso horario UTC -3 cuando la marea llegue hasta tu castillo pedorro y lo haga mierda! Porque ese alcantarillado lamentable que le hiciste no va a soportar más de 1700 cc de agua, y la marea debe traer como 2200 cc por vez.


R: ¡Chiva calenchu! Para eso hice la rampa que desvía agua hacia el lago artificial que hice atrás.


J (entre confundido y enervado): Pero...pero...¡ESO NO ES MEDIEVAL! ¿Por qué no le agregás un estacionamiento con techo de media sombra sobre columnas dorias?


R: Algunos estudios de Dickienson parecen mostrar que ciertas comunidades costeras escocesas habrían hecho desvíos para favorecer el riego.


J: Pero dejame de joder. Que la gente de Harvard se dedique mejor a la escuela de negocios, que para las ciencias en serio no sirven.


R: Eso es despecho porque criticaron tu paper sobre una nueva interpretación para la teoría de cuerdas. Vos sabés que no tiene nada que ver con la música ¿no?


J: Mirá, no te insulto porque dudo que tengas una conformación psíquica sana. En la segunda tópica freudiana, para mí que tendrías sólo el "Ello".


R: ¡Y VOS SÓLO EL SUPER YO!


Maestra 1: ¡Chicos! ¡Chicos! ¡Basta de pelearse como güelfos y guibelinos! Dense la mano y reciten la Declaración sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz de la ONU.


Maestra 2: ¿Que pasó?


Maestra 1: Nada. Jorgito y Ricardito se estaban peleando. Los chicos viene cada vez más violentos. Para mí que es influencia de la literatura dadaísta que los pone así.


10 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Sí claro... pero Jorgito tenía razón. Eso no es medieval. Una cosa es un simple desvío y otra bien distinta es hacer un lago.

Y sí, los chicos vienen cada vez más violentos, pero yo creo que viene más por el lado de Schopenhauer.

Un saludo.

Pablo dijo...

Usted sabe como son los chicos: uno les da algunas nociones de ingeniería y dejan volar la imaginación. Cualquiera de estos días lo convencen de que Stonehenge era en realidad un juego de crocket para gente extremadamente alta.

Por lo de Schopenhauer, puede ser. Usted se ríe, pero Nietzsche es extremadamente popular entre los adolescentes quizás más por su prosa que por sus ideas.

Yoni Bigud dijo...

Mire... yo creo que la prosa del señor Schopenhauer es tan fantástica como la del señor Nietzsche.

Casualmente, hace un par de meses leí una antología llamada "El arte de insultar", que recopila algunas (solo algunas) de sus frases más ingeniosas y sus pensamientos más agudos. Obviamente revela solo un poco de su pensamiento, pero es suficiente para percibir que se está leyendo a alguien distinto.

Creo que su sentido de la ironía era algo casi único. En lo personal, tengo -y siempre tuve- una profunda admiración por este hombre.

En síntesis, creo que Nietzsche es más popular que Schopenhauer porque los adolescentes no han leído a Schopenhauer. De otro modo, le aseguro que las opiniones estarían más repartidas.

Un saludo.

Pablo dijo...

Yoni: gracias por sus agudos comentarios. Aún a riesgo de atraer más a polémicos niños superdotados que a jocosos comentadores de blogs, respondo: estoy bastante de acuerdo en la similaridad entre Schopenhauer y Nietzsche, pero debo decir que estoy poco de acuedo con los dos (y con los adolescentes) pero este quizás no sea el espacio para desarrollarlo.

No obstante, el libro al que alude está citado en los comentarios a "Teoría general del insulto" que puede consultar sin cargo en la edición de noviembre de este blog.

Ouchurus dijo...

Notable, realmente notable!!cuanto hace que no escuchaba la expresión "chiva calenchu"!!!
al margen, "ínsita"????...seguro que usted no fue un niño superdotado...? deleeee! usted fue niño superdotadooo!!!!

Pablo dijo...

Los malos resultados escolares en matemáticas de Einstein nos abrieron las puertas para decir que cualquier traspié escolar está ligado a una "falta de motivación" propia del genio que domina todas las artes y ciencias (aunque en el exterior no sea diferenciable del simple perezoso irredimible)

En resumen: sí, tengo la sospecha de haberlo sido. Mis fracasos me avalan.

Bugman dijo...

Yo no fui un niño superdotado, y al paso que voy estoy casi seguro de que seré un viejo estúpido. En otras palabras, tengo los extremos resueltos, lo que se me complica es lo del medio.

Pablo dijo...

Si no lo complica la estulticia senil, por lo del medio no se haga demasiado drama. Cuando sea un viejo chocho no va a recordar los pesares pasados.

Para evitar la estupidez en el ocaso de la vida, parece ser que el bridge ayuda a mantener la cabeza activa. Mi abuela pasó los 80 y todavía tiene profesora de Bridge, así que me figuro que debe tener más niveles que una logia masónica.

80 de CI dijo...

La verdad que no entendí una mierda de que hablaban esos pendejos. Se ve que faltó una buena cachetada a tiempo.

Pablo dijo...

80 de CI: Bienvenido. No me queda claro si habla de Ricardito y Jorgito o de Yoni Bigud y yo.

Afortunadamente siempre tiendo a interpretar todo de la forma que me deje mejor parado.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.