viernes, 20 de julio de 2012

Gastroenteroamiguitis


"Soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad"
(Aristóteles)

"Aristóteles, ¿por qué no me chupas un huevo?"

(Platón)


Señores, una mudanza, una mujer embarazada y una tesis contrareloj me han mantenido lejos de la blogósfera. No obstante, estoy preparando un artículo que hará las delicias de ciegos y personas que no leen en castellano. Mientras tanto, va esto:


Ha llegado el 20 de julio, un día sin duda importante... para todos aquellos que son colombianos, hondureños o nacieron un 20 de julio. Sin embargo, hace una semana o semana y media nos dimos cuenta de que hoy -sí, hoy- era el día del amigo. Frente a este hecho, uno tiene dos reacciones posibles:

a) Juntar resentimiento: si usted es de los que no le gusta que le digan qué hacer, pone esta fecha en un rinconcito de su oscuro corazón junto con San Valentín, el día de la madre, del abuelo, del tío cornudo y del arquero hasta que encuentre al hombre que personifique al mercado y que empezó con esta historieta para llenarse de plata mientras la gente se junta a comer y tomar alegremente en distintos lugares como pueden ser un bar o una casa, por ejemplo, a fin de partirle algo duro y contundente en la cabeza. Si usted no tiene amigos, el resentimiento es contra todos aquellos que se juntan a comer y tomar alegremente en distintos lugares como pueden ser un bar o una casa, por ejemplo.

b) Surfear con la ola: aprovecha la oportunidad social para juntarse a comer y tomar alegremente en distintos lugares como pueden ser un bar o una casa, por ejemplo.

No entro en la cuestiones prácticas de qué hacer si uno tiene más de un grupo de amigos. O de si ya se habían quedado en juntar mañana. O si resulta que hoy está cansadon quiere quedarse en pantuflas viendo un programa de cocina en el sillón. La cosa es que si uno se ve arrastrado a participar de esta fecha, al menos puede intentar sacar algo de ella. No, no comida y bebida. Algunas frases para usar al realizar o recibir llamadas en este día, que conjugan algo de ingenio y mala onda. Sólo que sin la parte del ingenio.


"Che, te llamaba porque hoy es el día del amigo y... bueno, quería saber si me podías pasar el celular del Gordo. Gracias, che".

"Y yo que te iba a llamar para el día del conocido".

"Sí, pensaba juntarme con mis amigos. ¿Vos que vas a hacer?".

"¿Te acordás cuando nos conocimos en el colegio? (aire meditabundo) A veces pienso en las cosas que haría distinto si estuviese en el colegio".

"Vos para mí sos como un hermano. Como un hermano de 7 años: es inevitable que nos veamos pero me rompés la pelotas".

"¡HERMANO, QUÉ ALEGRÓN ESCUCHARTE! ¡FELIZ DÍA, LUCHO QUERIDO! Ah, Esteban. Perdón. Chau".

"¿Quién me dijiste que eras?".

Vamos, vamos que lo veo entusiasmado con sumar algunas frases de propia factura. Vamos que, con algunas frases más, el año que viene el día del amigo ya no va a ser una preocupación para usted.



Que lo disfrute comiendo y tomando alegremente en distintos lugares como pueden ser un bar o una casa, por ejemplo.
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.