lunes, 24 de mayo de 2010

Bitácora


Los tiempos en la blogósfera son como los años caninos. Dos días parecen casi una semana. Una semana se percibe como un mes. 6 meses se sienten como un ciclo. Perdón, me entusiasmé. La cosa es que mi ausencia debe haber generado en el lector algún tipo de comentario. No sé, alguno. "¿Habrá dejado de escribir?"; "¿cerrará el blog?"; "¿habrá muerto de forma traumática, incluso para un muerto?"; "¿habrá escuchado lo que comentamos a sus espaldas de los últimos escritos?". Pues no, no, no y n...un momento ¿qué andan diciendo de los últimos escritos? No importa. Lo que importa es que, quizá para despegarme del terrible post de la semana pasada, he tenido que trabajar. Tengo que trabajar. Tendré que trabajar. Pero lo excepcional, lo que vale la pena acotar, es que lo estoy haciendo en el exterior. No de la blogósfera (sería interesante saber cuál sería el exterior de la blogósfera) sino de la Argentina. En este momento, por ejemplo, estoy en el business center* de un hotel de la limeña ciudad de...bueno, de Lima. No contento con eso, esta misma noche parto hacia México DF.

Notará un cierto tono orondo en mis revelaciones. Lo cierto es que no tengo intención de ocultarlo. ¿Qué mayor muestra de mi humildad que pavonearme de estar en otro lado? ¿usted ve a los grandes empresarios pavonearse? Bueno, yo (que por supuesto tengo acceso a grandes empresarios) no. Aunque ya he hablado sobre estos viajes, lo cierto es que todavía me parece increíble viajar ¡y que me paguen por eso!


La cuestión es que no sé cuanto tiempo y acceso a internet tendré, pero -aprovechando el mismísimo nombre de este formato- ensayaré una suerte de bitácora irrelevante con delay de este viaje...de negocios...en el que me pagan por ir a otro lado. No porque crea que mi vida es particularmente interesante, sino porque estas experiencias lo ponen a uno en la condición de observador constante, descomprometido de esa rutina que no es la propia, y resulta que las vidas del resto sí pueden ser más interesantes.

Vamos al punto de partida: nos situamos en la fila 26** del vuelo 2428 que, mientras los cielos de la ciudad de la Buenos Aires -paradójicamente- amenazan con venirse abajo, se propone salir a su encuentro (quizás para apuntalarlos) llevando en su vientre a un ya adormilado Benegas. Salgo de mi sopor al ver como desfilan, hacia las filas del fondo, las agraciadas integrantes de un equipo femenino de hockey. A mi lado, en dramático contraste, encuentro una anciana oriental que -por lo visto- no tiene miedo de cocinar con ajo.

Ya surcando los aires, las pantallas del avión nos devuelven un plano donde ubicar al avión en el mundo. El mapa más amplio, que muestra medio mundo conocido, nos sitúa al sur de todo. Como casi todos los mapas. Corrobora este dato indicando que un poco más al norte está Brasilia, que mucho más al norte está Washington y que muchísimo más al noreste se encuentra la africana ciudad de Abuja. Intrigado, me pregunto qué tipo de referencia puede ser Abuja. Si el avión cayese y, luego de alcanzar una isla misteriosa (sobre todo por el hecho de encontrarse en el camino entre Buenos Aires y Lima), lográsemos establecer contacto por pocos segundos con una base, ¿la conversación sería esta?:

- ¿Donde están?

- La última vez que me fijé estábamos en algún lugar al sudoeste de Abuja. Bastante al sudoeste.

Trato de pensar algún original juego de palabras con "aguja" y "abuja". Fracaso miserablemente.

Mientras apoyo la cabeza en la almohada, pienso que necesito recuperarme para tener mejores resultados. Mientras tanto no puedo hacer mucho. Ajo y agua.


Quizás esto último lo haya dicho en voz alta, porque la oriental me miró con hambre.



* cómo en este hotel les gusta llamar a la computadora libre que está en una oficina administrativa cercana a la azotea y que hace que tres señoras desempeñen sus funciones alrededor mío en este preciso momento.

** sí, sí, tampoco es que soy un portento. Viajo en Economy nomás.


8 comentarios:

Briks dijo...

mire ud...
mientras algunos viajan por el aire, acá la presidente suspendió el desfile aéreo por la posibilidad de la lluvia

pa' mi que me siguen bolaceando


------------------------------

che!
acá viajan todos menos yo !!
seguro que en el MIB nadie se esta quedando con mi sueldo?

Rebeca dijo...

Pavonéese no más. Total yo me quedo acá en el rincón de mi casa porque a mi NAIDES me paga para ir ni a Calamuchita! (Uh que lindo Cala!)

En fin... pasela bien. O sea, labure lo menos posible y pasee lo mas que pueda.


Saludos!!

Anavril dijo...

Pues aproveche! Y no se olvide de comprar montones de chucherias, para compensar a su Sra y sus niñas.

Eso si, cuando llegue a la puerta de su Deto, trate de borrar su alegre sonrisa, vamos hombre, no es tan complicado, a ver..piense en algo feo...piense en el porcentaje de aumento de la carne...aaaaah, vio que podia? Bueno, con esa cara, me entra despacito, arrastrando los pies y exclamando: Amor!! que lindo estar en casa!!! no sabes...fue un bodrio!!!
Aaaaa, pero ella lo lee a ud....
En lima...venden esmeraldas?

Ouchurus dijo...

Eso, escuche las sabias palabras de Anavril y compre. No las chucherías que me trajo el año pasado, otras. Mejores. Si vienen en bolsas del duty free mejor todavía.
Y no ensaye cara de nada que ya me metí a ver cómo era el hotel del DF y estoy empezando a dudar de que usted esté allí para lo que me dijo y no para pasar una semana en el spa.

De cualquier manera, le será cobrado con creces. No, no, por el hotel no.O sí, pero no será usted quien abone. Yo se lo voy a cobrar.

Vaya y descanse que le va a hacer falta.
un saludo ;)

Mona Loca dijo...

Ay, qué lindo! Aproveche hombre.

Si le pasa lo de la isla, puede pensar que encontrarlo a usted va a ser como encontrar una Abuja en un Bajar...

Ahí tiene el juego de palabras.
Lopedislotenes.

traiga cosas lindas!

Pero como bien dice la Sra. Ouchurus...del Duty, por favor. No esos tejidos mexicanos que no combinan con nada! (aunque muy coloridos, eso sí)

Y Toblerone.
Grande.

Para Bugman, le va a encantar, créame.


besos y bon voyage!

Yoni Bigud dijo...

Disfrute su viaje Señor Pablo. A juzgar por las palabras de su señora es lo mejor que puede hacer en este momento.

Un saludo.

Guada GN dijo...

Hubiese dicho con tiempo, hombre, que tengo toda una listita de cosas que necesito del DutyFree...
Bueh, que va`cer, si no avisan...
Me voy a leer el que sigue, porque ya noto que a estos no contesta.

Pablo dijo...

Mientras espero a que me toque dar la charla (me gusta el vértigo), y para no quedar como un maleducado, contesto:

Briks, ¿cómo que no viaja? ¿cómo que no viaja? ¿y el trayecto Bahía Blanca-Buenos Aires?

Rebeca, con su permiso entonces. Esto es una "changa" por así decirlo. Mi trabajo "oficial", por otro lado, la semana pasada me quería mandar a Burzaco y Laferrere. No se ría, es en serio.

Anavril, lindo...casa...no sabés....bodrio. Listo. Ya anoté.
Con respecto a las chucherías, suelo errar con las chucherías apropiadas, con lo que pasan a ser cachivaches. Haré mi mejor esfuerzo.

Ouchurus, no se deje engañar por las fotos, lo cierto es que la televisión tiene solo 50 canales y que la crema de las facturas del desayuno deja mucho que desear.

Si así lo quiere, le pediré a la gente del Duty Free una bolsa para meter las chucherías que le compré en un puestito callejero.

Mona Loca, ¡ahí estaba el juego de palabras! Graciasgraciasgracias.

Usted no se da una idea de lo que la banco con lo del Toblerone. Ese señor no tiene alma. O papilas gustativas, una de dos.

Yoni Bigud, yo le digo que tenga cuidado con pasarme tantas facturas porque se va a tener que recategorizar en el monotributo.

Me dice que soy un imbécil cuando le digo eso.

Guada GN, me deshago en disculpas. Paseme la lista y también me desharé de ella.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.