miércoles, 30 de junio de 2010

Frases históricas II


Ya hemos hablado alguna vez de cómo la historia, para dárselas de interesante, suele alterar las formulaciones originales de algunas frases, con el expreso fin de..ah, ya lo dije. La cuestión es que durante largos meses hemos repasado archivos, recabado testimonios, hablado con expertos, investigado concienzudamente. El resultado es contundente: es mucho más fácil inventar. Con ustedes, la segunda parte de estas frases artificialmente afortunadas:


El primer hallazgo con lo que nos hemos topado, ha sido que "El Estado soy yo" no es más que el fruto de un desacuerdo lúdico. Luis XIV se disponía a jugar al Monopoly con dos de sus amigos, el Mariscal Jean Pierre C'elamastic y el conde de Laquettepariau. Luego de que cada uno eligiese ficha, empezaron a discutir sobre quién iba a oficiar de banco. La discusión empieza a ser cada vez más acalorada hasta que Luis se sulfura y grita "el Banco soy yo".


"Así no juego nada -le responde Laquettepariau- Me voy a vengar. Tu frase se va a saber de manera que quedes como un monárquico absolutista. Y el verdadero Rey Sol es Marquesi" dicen que alcanzó a decir, mientras dejaba el salón haciendo gestos obscenos.


Pero si algunos se ven perjudicados por el cambio, hay otros que quedan francamente mejor parados. Como es el caso de Plinio el Viejo quién, mientras escribía sobre las guerras contra los germanos, al parecer se aburría terriblemente. Algunos dicen haberlo escuchado decir: "¡No podés ser tan aburrido, germano!". La cuestión es que, para recrearse, empezó a gastar bromas pesadas a sus compañeros de campamento.


Por supuesto, la mayoría de estas bromas se han perdido. Sin embargo, llega hasta nosotros aquella en que Plinio echaba talco sobre las bebidas de sus congéneres, sólo que reformulada para pasar como un tipo de frase picaresca para hombres cultos: "In vino veritas".


Algunas veces, la frase histórica efectivamente formulada esconde otra frase un poco menos histórica. Tal es el caso de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Al parecer, el poeta Pablo Neruda se disponía a escribir cuando entró su mujer a la habitación:


- ¿Cómo andás, Gordo?

- Bien, me disponía a escribir cuando entraste a la habitación.

- Que bien. ¿Te conté que me encontré con Cata en el super? Está re-gorda. Nunca fue una modelo pero la ves ahora y no la reconocés. Está hecha mierda. Claro, también, con el marido que tiene. ¿Vos creés que ese zanguango ayuda alguna vez en algo? El tipo llega a la casa después de haberse ido a chupar con los amigos y quiere la comida y que no lo jodan. ¿Y a los chiquitos quién los cuida? Para mí termina mal. Como el bordado de esta camisa. Yo no sé para qué lo llevo a la costurera si hace estas cosas. ¡Mirá! Todo mal hecho. Y después se quejan de que no hay laburo. El que parece que se quedó sin laburo fue...

Cuando estaba a punto de gritarle "¡Bastaaaa! ¿por qué no te callás un poco y te vas, por el amor de Dios?" recordó el fuerte carácter de María Antonieta. Recordó también su no menos fuerte cross de derecha, así que optó por palabras más medidas que pudiesen transmitir el mismo mensaje:

- María Antonieta, me gusta cuando callas, porque estás como ausente.

- ¡Ay! ¡gracias, bichi!


Como podrán ver, lo que nos llega muchas veces es parcial, está deformado o embellecido. Las frases célebres se parecen a los bonsáis. Parecen bellas y naturales pero por dentro están llenas de arreglos y forzamientos.


Despídome con aquella severa sentencia que dirigiera Alejandro Magno a su tutor Aristóteles cuando entendió que había llegado la aciaga hora de partir:




Chau.


25 comentarios:

Samain dijo...

"- María Antonieta, me encanta cuando callas, porque estás como ausente." y de AHÍ sale gente como Arjona.

Odios Normales dijo...

Genial.

Viejex dijo...

Que Filius prostitutae!

Anavril dijo...

In axilus odoronus!

No se porqué, pero Cata me recuerda a alguien....

Mona Loca dijo...

La última es claramente un invento.
Todos sabemos que los personajes históricos no dicen "chau" si no: "Adiós"

deje de inventar, quiere.

Pablo dijo...

Los noto lacónicos. Me imagino que quieren pegar cada uno una frase histórica.

Samain, si no fuera porque usted lo dijo recién, asumiría que el terremoto en Chile era Neruda revolcándose en su tumba.

Odios Normales, y eso que no me ha visto jugar al "Carrera de mente".

Viejex, veo que estuvo repasando su latín (o el artículo anterior)

Anavril, le pido por favor que no lleve esto al plano de la identificaciones personales. Ya puedo ver una horda de mujeres agrediéndome porque piensan que me refería a ellas.

Además, Neruda es un cabrón, una cosa es si estás viendo un partido del Mundial, pero ¿para escribir? Que no sea ñoño.

Mona Loca, traduttore tradittore. Las palabras en griego serían algo así como "que Zeus te conserve la vista lo suficiente como para que veas mi trasero perderse en la lontananza y compruebes que no mentía cuando dije que me iba". Alguno traducen esto como "chau", otros como "adiós", otros como "ta'luego" y otros como "un cortado y la cuenta". Es un aproximado.

Guada GN dijo...

No, si mi nombre hubiera sido ese definitivamente me hubiera cambiado a Pablo Neruda. Tiene mucho mas marketing...
Ah, si, su post. Un encanto :)

Carugo dijo...

Tengo que decirle que desde que frecuento esta página soy un poquito más sabio.
Por ahí escuché que cuando un grupo de senadores asesinaron a Julio César en la Curia Pompeya, éste, al ver a Bruto entre sus agresores habría exclamado "Tu quoque, Brute, figlio di puttana..."

Jazmin dijo...

"... Y el verdadero Rey Sol es Marquesi..."

jajajajajaja... qué gracioso!!


Esto no está documentado, pero sí responde a testimonios del estilo radio-pasillo: se dice que luego de una fiesta de inconfesables características en una conocida redacción, uno de sus integrantes habría gritado, luego de advertírsele sobre la atrocidad que estaba a punto de cometer, "qué le hace una mancha más al tigre!?", al tiempo que revoleaba la sunga animal print.
Pero no lo puedo aseverar. Se dice por ahí.

Yoni Bigud dijo...

A mí siempre me impactó muchísimo esta frase célebre del Sargento Cabral: "Muero contento, hemos batido al enemigo".

Hábleme ahora de arreglos y forzamientos.

Investigue sus reales palabras y tráigalas a la mesa de discusión.

Un saludo.

Viejex dijo...

Jazmin: No haga caso de esas habladurías. Como serán de falaces que el tigre ¡ni siquiera tiene manchas, sino que claramente se trata de rayas!

Jazmin dijo...

Qué advertido estuvo, Sr. Viejex.
Es totalmente cierto lo que usté dice.

Seguramente seamos víctimas de otra frase, menos falaz ya que mucho más certera: miente, miente, que algo quedará.

Al menos, cada cuatro años, parecemos dar fe de su eficacia.



Me encantaría saber dónde puedo buscar el origen de una frase que tengo grabada desde mi niñez, de tanto que mi padre repetía: achalay remember.

Pablo dijo...

Guada, la verdad es que ese nombre da a pensar que su apodo era "gol en contra" (porque lo hicieron sin querer)

Carugo, usted está en sintonía. Tan en sintonía que esa frase fue tratada en la primera entrega. Se ve que nuestras fuentes fueron las mismas.

Jazmín, usted se refiere a un heho ocurrido en un lugar donde justamente trato de evitar que mi equipo investigativo frecuente.

Veo que información consigo.

Yoni, la situación parece haber sido distinta de como la pintan. Trataríase en realidad no de una batalla sino de un match de football entre los amigos de San Martín y la incipiente escuadra de San Lorenzo. En una acción, San Martín chuta con tan poca gracia que su humanidad va a dar al suelo. Cabral, que se desempeñaba en la defensa, se acercó sólo para recriminarlo y decirle que esa caída mostraba que era un caballo y que moriría contento si alguna vez lograban batir el arco del enemigo.

San Martín lo maldijo diciéndole que tendría un descendiente que defendería peor que lo que él jugaba. La profecía se cumplió en el River del año pasado. El resto es historia. O lo anterior. No sé, algo es historia.

Jazmín, "achalay remember". Suena a un desafío.

Por eso creo que lo voy a dejar pasar. Los desafíos suelen exponer mi inutilidad.

Federucho dijo...

No era "achalay, my brother"?

Yo lo escuché así desde niño y siempre pensé que era una parodia a un supuesto gaucho influenciado por la lengua anglosajona...

Quería participar, perdón.

Sí, se dónde queda la salida. GRACIAS.

Deseo al pasar: Que desde el sábado a las 18 hs., Vastian Swanstaiger la tenga adentro.

Carugo dijo...

Uuuuh, qué metida de pata, che. Eso me pasa por saltearme algunos post de su magnífico blog.
Tal vez debería disculparme por el involuntario plagio.
O tal vez usted debería aceptar el concepto del eterno retorno que proclamaba Zeno de Citio y los seguidores del Estoicismo.
Quién le dice que se hayan acelerado los tiempos y yo sólo escriba lo que usted escribió antes como si fuera la primera vez porque todo se vuelve a repetir pero ahora con una frecuencia cada vez más veloz.
Y eso me genera una duda:
Quién tendrá los derechos de autor cuando, cómo dijo Heidegger "el tiempo sea sólo rapidez..."
Ufff, no me haga caso sólo son excusas.
No le dije que soy un maestro en justificar mis faltas?
Un abrazo, amigo!

Pablo dijo...

Federucho, ¡tanto tiempo! Que bueno verlo por acá. Yop conocía la expresión tal como usted la transmite. Es más, hasta que Jazmín la trajo a colación, pensé que se trataba de un modismo familiar.

Pero sigue siendo un desafío. Y sigo ignorando la respuesta.

No sólo adhiero a su deseo, sino que además imagino que ese deseo ya debe tener status de grupo en Facebook.

Carugo, simples coincidencias sobre trayectorias mentales paralelas. Es más, casi coincidemos de nuevo. Yo no lo atribuyo al eterno retorno sino a esto.

Desde ya le pido disculpas por seguir transitando el execrable camino del autobombo.

Jazmin dijo...

Se ve que mi señor padre tenía influencias más gauchescas que anglosajonas.
Eso, o que en vez de brother, tenía daugther.

Y el desafío lo tomo yo, entonces. Ya somos 3 quienes conocemos el dicho. Somos multitud.
Eso sí, por ahí vuelvo a comentar el hallazgo y conclusión en... varios días, eh.
Que no prescriba!!

Jazmin dijo...

Y...18.



Yo no digo malas palabras, pero...

Jazmin dijo...

daugther no sé lo que es...


Ahora, daughter, sí.

Jazmin dijo...

Achalay: Voz quechua con la que se expresa admiración o satisfacción con algo.


Tiene más sentido como uds lo recuerdan.
Tipo: mató, boló... o algo así.

Briks dijo...

muy a pesar del Sr Bugman, es bueno que todos sepan que está cientificamente comprobado que todos los personajes ilustres de la historia de la humanidad, al menos una vez, dijeron "CULO"

Bugman dijo...

Hace muy bien en inventar apócrifos orígenes de frases célebres. Lo más probable es que las personas a las que se atribuyen las famosas palabras no las hayan pronunciado jamás, o hayan proferido algo más del tenor y agrado del Señor Briks que destinado a ser inscrito en mármol.

Ouchurus dijo...

che y esta: " ALEGRÍA NAO TEM FIN???"

disfrutelo con salú!

Pablo dijo...

Jazmín, con lo de Achalay ha logrado disipar toda duda.

Briks, esas cosas no te las enseñan en la primaria.

Señor Bugman, exactamente. La espontaneidad suele ser mucho menos ingeniosa. Seguro que después de la situación se les ocurría qué podrían haber contestado y lo agregaban como si nada. Y a uno no le permiten esas cosas.

Ouchurus, ¡qué lindo gesto! Por supuesto que lo estoy disfrutando. Y si no he sacado una solicitada es porque el mundial pasado nosotros perdimos, nos bardearon y perdieron al día siguiente.

Pero si ganamos mañana... bueno, paso a paso.

Briks dijo...

OOPS !!!

esas cosas, Sr Pablo, se deben decir ANTES


creo que metí la pata...



(me refiero a su contestación a Ouchurus)

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.