martes, 6 de octubre de 2009

Un trabajo soñado


Es jueves. Son las 3:15 de la tarde. Dicen que el jueves es el día más cansador de la semana. Uno ya trae encima el cansancio de días pasados y no tiene la perspectiva del fin de semana como en los jocosos e intrabajables viernes. Si esto es así, las 3:15 son el epicentro modorrístico de la semana. Me siento pesado. Desde esta perspectiva, haber almorzado un bife a caballo no parece una buena idea.

En mi escritorio reposa un libro abierto. Lo envidio, yo no puedo reposar porque al parecer "no está socialmente bien visto" recostarse sobre el propio escritorio. ¡Oh, George Constanza! ¿quién que te haya visto dormir en tu (nada) improvisado lecho oficinístico no ensayará loas en tu honor? ¡Oh, adelantado! La cosa es que el libro parece estar esperándome a mí. Ahí está. Un texto. O lo que me han comentado que es un texto. Yo solo veo letras que no parecen decir nada. Grafismos que danzan ante mis entrecerrados ojos sobre la hoja en blanco. Leo un párrafo. Estoy empezando el segundo cuando la pregunta surge clara y espontánea: "¿qué?". Releo el primer párrafo. Nada. Intento repitiéndome las palabras en voz alta. Una por una. Ahora sí. Ahora han dejado de ser grafismos que no comprendo para ser sonidos que no comprendo. No, no. Entiendo cada palabra separadamente, pero cuando se combinan no logro desentrañar el significado que ocultan. "Las". Artículo femenino plural. Vamos bien. "Repercuciones". Que repercute, o sea, que tiene...¡otra! "Fueron". ¿Quiénes fueron? ¿qué? Vamos de nuevo. Las...

En eso aparece Graciela Borges. Me mira a los ojos y me dice: "los jamones ¡para mañana!".

La miro extrañado. Desde el otro lado escucho una voz que me dice: "Pablo...¡Pablo!". Es Mónica, una compañera de trabajo. "¿Estás bien?" pregunta. Mientras me refriego violentamente el ojo como si me picase y ahogo un bostezo, respondo tratando de armarme: "Sí, sí. Estaba leyendo una cos...de...esto...que...sí, sí...". Notable. Ni lo debe sospechar.

"Tenemos reunión con el decano". ¿Ahora? ¿a las 3:15 de la tarde de un jueves? ¿nadie le explica nada a esta gente?

En la sala de reuniones somos demasiado pocos para mi estado actual. Necesitaría que el contacto visual conmigo fuese una cuestión azarosa, más bien imposible. La reunión empieza y el interminable monólogo del decano se extiende por alrededor de 30 o 35 segundos. "No te duermas. No cabecees. Sostené la mandíbula firme y la mirada lo más inteligente que puedas. No, más inteligente que eso" me digo.

De repente el que habla no es el Decano. Soy yo. Soy yo pero en realidad no soy yo. Yo soy Jim Morrison. Estoy diciendo que el tema que hicimos con Hendrix -"Morrison´s lament"- tenemos que filmarlo (sic) de nuevo. Todos anotan con mucha naturalidad. Yo miro mi libreta. Me sobresalto. Efectivamente, mi libreta sigue enfrente mío. Sobre ella hay ahora sólo una línea cada vez más descendente que hice con la birome apoyada. El decano le habla a Mónica. ¿Cuanto tiempo estuve así? ¿me vio? Trato de recomponerme.

El decano se da vuelta, me mira con una sonrisa y me suelta la frase más terminal, dolorosa y cruel que me hicieron en la vida: "y a vos ¿qué te parece?".

"Es gracioso -comienzo, mientras busco palabras coherentes (o no, a esta altura poco importa) que puedan ayudarme en esta situación de vacío informativo-, a veces pienso que Descartes tenía razón cuando decía que es imposible distinguir el sueño de la vigilia. ¿Me disculpan un segundo? Tengo que ir al baño".

Mientras me lavo la cara frenéticamente, me miro a mi mismo, me señalo y me advierto: "No vuelvas a venir a trabajar con menos de 4 horas de sueño".



21 comentarios:

La Rubia dijo...

Yo ya me dormí en la oficina, pero como alrededor mio no hay nadie, no hay otros escritorios, puedo. Tus sueños oficinescos son mucho mas interesantes que los mios, ufa.

Pensar que, en alguna época de gloria, se iba a trabajar sin dormir...

No, me contraon, yo no.

Yoni Bigud dijo...

Las batallas oníricas que usted describe son las peores. Pero si el campo de batalla es en el ámbito laboral, más precisamente en la oficina del decano, la victoria es una cuestión de vida o muerte.

A mí me pasa mucho en casa a eso de las siete o siete y media de la tarde, cuando mi mujer me empieza a contar no sé qué cosas.

No, en serio, no sé qué cosas. Nunca escucho más del diez por ciento, y cuando viene el qué te parece, suelto un "bien" descarado.

En cuanto a la oficina... no tengo superiores, así que no me preocupo. Bueno... tampoco tengo subalternos, así que los demás tampoco se preocupan mucho.

En mi oficina todos dormimos cuando se nos da la gana. Somos así, nos importa poco el qué dirán.

Un saludo.

José da Cruz - photographer e... amante... das palavras. dijo...

Seu blog é muuuuito interessante.
Parabéns. Felicidades aí.

Anavril dijo...

Constanza y Kramer tenian varias cosas claras.

El salón de profesores es un lugar clasico para las cabezaditas...dicen, yo no vi nada.

Pero mire, hoy no me haga mucho caso, me tuve que hacer un conducto de urrrrgencia, luego de una noche muy mala, y entre la falta de noni y el exceso de anestesia, no se si escribo o leo, vea.
Ahora...soñar con La Gra y el viejo Jim, que fiesta la de anoche!!! (no?, con respeto, eh?)

Viejex dijo...

Eldecano debe reconocer que no cualquiera es capaz de decir "me caigo de sueño y no le entendí una palabra" citando a Descartes. Le envidio los recursos, Benegas.

LeO dijo...

Debería existir una bandera blanca Universal, para poder usarse en estos casos.

Ud. no puede ponerse en estado "No disponible" de 14 a 16?
Que envidia la del muñeco ese verde, la puta.

Pablo dijo...

La Rubia, ¿donde trabaja? ¿están tomando gente? Yo he llegado a implementar, en situaciones de emergencia onírica, una escapada al baño. Ahora, dormir sobre un inodoro abrazado al enorme portarrollos dista de ser uno de mis momentos más felices.

Veo por la foto de perfil que se hizo algo ¿peinado nuevo?

Yoni, esa adrenalina debería jugarnos a favor, pero no. Peores derrotas he sufrido en la vida académica. Mis párpados me han desobedecido brutalmente. "Pero ¡la profesora está enfrente! ¡no se cierren, no se cierren!"

Una vez casi me esguinzo un párpado.

José da Cruz, obrigado. O quizás "interessante" quiere decir otra cosa en portugués.

Anavril, espere que haga noni con el exceso de anestesia y usted les va a poder mandar saludos de mi parte a los dos.

Viejex, se ve que el decano no tanto, porque los conceptos que expresó después tenían más algo de Nietzsche. De Nietzsche cuando se martillaba un dedo.

LeO, totalmente. Uno simplemente pide un tiempo de receso para hacer mejor las cosas y lo tratan como si tuviese la vocación al trabajo de Ova Sabatini.

Viejex dijo...

Hund!!

Bugman dijo...

Mire, Señor Benegas, que se quede dormido en la oficina luego de una noche de descanso insuficiente es totalmente comprensible. Que concurra a una reunión y no sepa de qué demonios se estuvo hablando, es por lo tanto, perdonable.
Citar a Descartes en su justificación improvisada resulta hasta simpático.

Pero de ninguna manera, bajo ningún concepto, desde ningún punto de vista, ni siquiera apelando a toda la consideración que usted me merece, le voy a permitir, disculpar, perdonar, admitir, tolerar, comprender o aguantar que en su artículo haya usado la palabra (inexistente, por otra parte) finde.
Lamento informarle que la distinguida consideración a la que me refería antes ya no es tan distinguida.
El horror, el horror.

Pablo dijo...

Viejex, ¡sit!

Bugman, ¡pará un poco, man!
No seas boló. Es una contracción. Y muchas de las mejores cosas dieron a luz gracias a las contracciones.

Bueno, trataré en adelante de ser más técnico y no terminar de dilapidar la consideración que le quede.

La Rubia dijo...

No estamos tomando gente, por el momento estamos cubiertos. Pero lo tendremos en cuenta para las próximas búsquedas. Hasta luego y muchas gracias.

(si, todos los meses me cambio el peinado en la foto de perfil)

Uncle Leo dijo...

El 50% del día estoy así, luchando contra el sueño, y donde la paso mal es en el bondi, me golpeo contra la ventana en cada cabeceo.
-por qué se sienta al lado de la ventana?, dirá usted
-Porque fue mucho peor la vez que me cai al pasillo
Este comentario me llevó 40 minutos porque ya me estoy durminen..durmiedd...durmiendo de vuel...
tamañana ...contraido

Flora dijo...

Me pregunto qué sería de Descartes si hubiese escuchado a Jim Morrison. O al revés. En fin, qué sueño!

Pablo dijo...

La Rubia, buenísimo. Espero su llamado entonces.

Uncle Leo, sé de lo que habla. una vez en un micro volviendo de Luján casi termino con conmoción cerebral. Que sueñe con los angelitos.

Flora, mis alumnos atribuyen a Descartes prácticas muy comunes en Jim Morrison para la composición.

Viejex dijo...

Pablo: Dije "hund!" porque es el insulto que usaba el estúpido médico del crucero del amor cuando tenia un personaje como la gente: Siegfried (que a la sazón era alemán como Nietzsche)

P/D Buenísimo ¡no!

¡Bonísimo!

Anónimo dijo...

es miércoles, 15.02 y me siento igual que usté un jueves aq las 15.15.


es más, me levantaré e iré a abrzar como un peluche el portarrollos del baño.

Fabiana dijo...

Sr. Pablo:

Le comento que el estado de somnolencia al que hace referencia en el particular horario de las 15:15 a mí me ataca los martes a las 13:30..
Estoy haciendo un curso y siempre hay alguna charla o tutoría una vez que el curso termina.
Y ahí nomás me ataca Morfeo, de manera agresiva y sin piedaddddd.. :S

Este último martes creo que hasta ronqué.. :P

si, ya sé, es un papelón.. :P

Fabiana dijo...

Y 18!!

glup!

perdón..
es que ya se me hizo costumbre, vió?
:P

Pablo dijo...

Viejex, dije "sit" porque entiendo que "hund" significa "perro" en "alemán". Ah, no. En alemán, quise decir.

Anónimo, si vamos a ser más precisos, yo me siento así entre el martes a las 7 am hasta el miércoles a las 8 pm de corrido. Gracias a Dios existen los portarrollos.

Fabiana, ¿a las 13:30? ¡Pero eso es contra natura! ¿Sabe qué? El profesor de ese curso se lo merece. Es más, si la llega a despertar dígale: "¿que hacés, maestro? Son las 2 de la tarde".

Y no se sienta sola, a mi Morfeo me apalea sistemáticamente. Me tiene de punto el Morfeo ese.

Pablo dijo...

...Y 20.

(Porque yo prefiero los números pares)

Fabiana dijo...

Sr. Pablo:

Juassss!!
Me hizo reir con eso de que es contra natura.. :D
Sep, y lo piorcito es que cada día ese tal Morfeo parece que adelanta su visita.
Antes me atacaba tipo 14hs.. :S

Además, si a la pesadez de la charla le sumo que me levanto eeeveridey a las 7am..
Y sí, a las 13.30, soy mas de la cochería que de la familia.. :P

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.