domingo, 15 de marzo de 2009

El país que no miramos



- "...y entonces Ernesto fue, acompañado por la novia, para decirle a Claudio que necesitaba guita.

- ¿Y Claudio?

- Le tiró 500 mangos. Y ahí se pudrió todo.

- ...y sí, tendría que haberlo visto venir. La mina nunca estuvo llena de oro y es claro que billetera mata galán.

- Sobre todo porque se sabe que Claudio siempre la levantó en pala.

- El único que no lo vio venir fue Ernesto, por boludo.

- Hay que tener mala leche...

- Y, sí, este muchacho está meado por los perros".


Universidad de Götingen. Facultad de Sociología. 10:24 hs.


- Hans ¡has vuelto de tu viaje por Argentina!

- Efectivamente, Sigfrid ¡ha sido una experiencia magnífica!

- He oído hablar de la diversidad de su geografía, de la calidad de sus comidas, de la belleza de sus mujeres...

- Todo eso no es más que una cáscara Sigfrid. Monedas comparado con lo que sociólogos como nosotros podríamos descubrir. Hay una Argentina oculta...

- ¿Es una disyunción excluyente? ¿no puede ser argentina y culta a la vez?

- No, no. Una Argentina o-cul-ta.

- Una inmigrante ilegal, sin duda.

- ¡Hablo de su gente! A espaldas de los visitantes se relacionan de formas impensables, en donde la ley, la moralidad, el bien y el mal son juzgados con parámetros que están más allá de nuestra imaginación. Sólo pude escuchar algunos fragmentos, pero se trata de El Dorado de la sociología.

- ¿Tanto así?

- Verás, durante mi estadía en Buenos Aires paré en un cafetín de esos que abundan por allá. Pedí una reparadora cerveza y...

- ¿Estaba bien?

- ¿Eh?

- La cerveza. Si estaba bien la cerveza argentina.

- No vamos a comparar. Además, parece ser que la compraron capitales brasileros así que técnicamente...¡no nos desviemos, Sigfrid! Orden y método ante todo. La cuestión es que casi sin quererlo y sin que ellos supiesen, pude escuchar la conversación que sostenían dos parroquianos.

- ¡Hans!

- Ya te dije, no es que quisiese, pero el punto de partida fue una oración que me sorprendió tanto que ya no pude dejar de escuchar.

- ¿Qué pasó?

- Al parecer, un tal Ernesto -individuo experimental nº1-, necesitado de dinero, fue en compañía de su novia -individuo experimental nº2- a pedirle prestado a un tal Claudio -individuo experimental nº3-.

- No me parece nada fuera de lo común. Todos tenemos malos momentos económicos. De hecho, Hans, esto me recuerda que tú me deb...

(acelerado y subiendo el tono de voz) - LA RESPUESTA ES lo interesantes, querido amigo. Ante la necesidad del IE nº1, el IE nº3 le arrojó encima 500 mangos.

- ¿Die mangofrucht?

- Exactamente.

- ¡Qué salvaje! ¿por qué? ¿para que satisafaga sus necesidades o para que los comercialice?

- ¿No es claro que se trataba de algún tipo de mensaje mafioso? El IE nº1 no alcanzó ni a sacarlos del recinto y ya estaban todos podridos.

- Increíble...

- Pero eso no es lo peor. Luego el IE nº3 sacó su billetera, calculo que para que el IE nº1 abrigara alguna esperanza, y con ella...¡LO MATÓ!

- ¡NOOOO!

- Como oyes, evidentemente era algún tipo de artefacto con tecnología de película de James Bond.

- Me habían dicho que cuide mi billetera de los argentinos, cuando en realidad hay que cuidarse de la billetera de los argentinos. ¿Por qué esa saña?

- Al parecer porque el IE nº1, que era un muchacho bien parecido, habido tenido problemas de rentabilidad en una emprendimiento minero.

- Qué monstruoso lo que la avaricía provoca en la gente.

- Pero no termina allí. Al parecer la IE nº2 ya estaba al tanto del carácter violento del IE nº3, pues desde hacía mucho tiempo él la tiraba por los aires utilizando una pala.

- ¿Y el indiv...y Ernesto no sabía esto?

(apesadumbrado) - No, al parecer su juicio se encontraba nublado por una inflamación genital.

- ¿Incurable?

- No. El otro dio a entender que existía un tratamiento a base de leche en mal estado.

- Algún tipo de medicina alternativa.

- Lo que más me dolió de la historia de este hombre fue que sus deshonras no terminaron con su muerte. Al parecer incluso los canes orinaban sobre su cuerpo inerte.

- Barbárico. Simplemente barbárico.

- Exacto. Por eso es que no pude escuchar más y me fui en uno de esos tours al estadio del Club Boca Juniors. Te aseguro, mi buen Sigfrid, que todavía no has oído nada...





11 comentarios:

cerriwden dijo...

Pablo
Veo que su organización internacional de espías funciona como un reloj.
¿cómo consiguió los expedientes sociológicos alemanes sino?.
Y los de Götingen no entendieron la parte más sabrosa del chisme: que Ernesto iba a escribir un tango. O iba a terminar llorando en la guardia de algún hospital con guardia de Psicólogo.
Besos
PD:excelente.

Yoni Bigud dijo...

Y... en el estadio del Club Boca Juniors abundan los muertos, las traiciones y los orines.

Sobre todo los orines.

Muy bueno.

Un saludo.

Pablo dijo...

Cerriwden: una alegría verla por acá nuevamente. Es verdad que los muchachos han mejorado mucho, pero por otro lado usted sabe que la gente de Götingen no se destaca por su sigilo.
Con respecto a Ernesto, me parece que usted está tratando de llevar agua para el propio molino. Y no lo digo por el tango.

Yoni: su descripción le ha ganado un lugar en el departamento de sociología de la Universidad de Götingen (y en el de mis simpatías personales)

cerriwden dijo...

Pablo
Estuve,no se vaya a creer, pero a mí Dostoievski, hasta para niños, me hace retroceder como los símbolos sagrados a los vampiros.
Me deja sin palabras.Anonadada.
Tengo un problema con los rusos.
Sobre todo Ese ruso.
Veo que son varios los partidarios del club de la banda roja.
Besos
PD:A Ernesto le recomendaría ir a una curandera, pero no es ético.

Anónimo dijo...

Excelente... gracias por su futbol!

Pablo dijo...

cerriwden: es verdad, supuse demasiado. Pero, por otro lado, usted también. De mi antipatía por Boca no se desprende que sea de River. De hecho no es el caso. ¿Supongo bien si digo que usted sí?

Anónimo: no, graciaavó.

Bugman dijo...

Cuando me quiero hacer el simpaticón de cumpleaños, ante el uso del mango como unidad de cuenta respondo: ¿Ah, se puede pagar con frutas?

Hasta ahora nunca nadie se rió. Pero me siento un poco mejor al saber que podría ser objeto de estudio de sociólogos germanos.

Cada uno se siente mejor como puede, caramba.

Pablo dijo...

Lo que puede hacer es, si ve que no pasa como chiste, tratar de que pase como un comentario serio.

Bugman: - ¿se puede pagar con frutas?

Todos: -...

Bugman: -porque hay unos sociologos alemanes que quieren hacer una prueba.

¿Qué? Yo no dije que iba a quedar mejor parado. Dije que podía tratar de que pase como otra cosa.

cerriwden dijo...

Pablo
Mis simpatías son bien amplias; tanto que cuando me preguntan como va el partido les contesto que unos muchachos de verde quieren meter una pelota en una red, pero los de amarillo y negro no quieren.
Así estamos.
Su consejo para que el señor Bugman desarrolle su parte sociable y dicharachera es bueno, pero dudo que logre el objetivo. El mango es una fruta no tradicional.
Besos

Pablo dijo...

Ya veo. Usted debe ser como mi mujer que lamenta que uno de los dos equipos tenga que perder.
El caracter no tradicional del mango es lo que lo hace susceptible de ser utilizado como moneda. ¿No es eso lo que da valor al oro? Eso sí, la expresión "hay que pasar el invierno" para referirse a la falta de recursos pasaría a tener una literalidad dramática.

Ludmila dijo...

Claramente, un entrada para alquilar balcones y tirar manteca al techo.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.