domingo, 11 de enero de 2009

Misterios sin resolver


Como sabrán los que leyeron el último post, estoy de vacaciones. Y alguno podría pensar que en este tiempo de solaz me olvido de los lectores para recluirme en mi maravilloso mundo interior. La verdad es que esa persona tendría razón. No obstante, la combinación azarosa de causas segundas hace que mi lugar de retiro tenga internet, que yo tenga tiempo de sobra y que mi ánimo me permita posponer la siesta un rato más.

En la práctica, abordaré de manera concreta dos temas. El primero es una ayuda (una más) para todo el que venga a buscar una respuesta para un tema no demasiado complejo y del que no se pueda quejar por una implementación con resultados negativos. Lo segundo está ligado al título, pero ya veremos más adelante de qué se trata (si lo digo ahora quizás desista de seguir leyendo, así que mantendremos un conveniente halo de misterio)

Argentinos, a las cosas. Extranjeros, también. Las vacaciones, si bien se venden como un tiempo de descanso, recreación y lecturas al aire libre en contacto con los pajaritos -que hacen el suficiente ruido para acompañar a la cascada en la ambientación natural pero no tanto como para no dejarnos leer-, en realidad son un tiempo que trae aparejado un infierno logístico: conseguir un lugar, darse cuenta de que otras 5000 personas buscaron el mismo paisaje bucólico y pelear por un lugar en un restaurant hacen que uno piense que en el trabajo no se estaba tan mal. Ese es el poder reparador de las vacaciones. Ahora bien, para que su cabeza no sume nuevas preocupaciones, desde aquí aclararemos un punto de los muchos que pueden surgir en este tiempo para aportar nuestro granito de arena a esta playa atestada de gente. Como sea, nuestro aporte tiene que ver con el cómo se debe entrar al mar. Si bien ha sido pensada para esa situación, es también aplicable a la entrada a un lago, río, pileta, piscina, natatorio, fuente o charco que tenga más a mano.

Ahórrese escuchar teoría tras teoría. La verdad es que las diferentes posturas se reducen finalmente a dos:

a) Entrada "Alfonsina Storni": se trata de entrar de a poco, cada vez un poco más, y preferentemnte empezando por las extremidades inferiores. Los que defienden esta práctica argumentan que la transición entre la tierra firme y el medio acuoso debe ser suave para evitar un shock hipotérmico. Arguyen (y aquí me ceñiré solamente a los hombres) que solamente se sufre en determinadas áreas 'claves', a saber: los pies (por ser el primer contacto), las gónadas, la panza y -por último- la cabeza. En esta modalidad, uno pasaría a estar en el agua casi sin darse cuenta y casi indoloramente.

b) Entrada "Mitch Buchanan": nos encontramos aquí con una carrera frenética que termina en chapuzón apenas se elude el peligro de contusión craneal. La mayoría de los que suscriben a esta postura además piensan que las curitas deben sacarse de un tirón. Lo que se encuentra de fondo es que la brevedad del dolor hace que uno olvide que alguna vez lo tuvo. ¿Cuanto dura la sensación de que los pulmones van a salirse de la caja torácica? ¿cuánto la expresión de ojos y boca extremadamente abiertos que acompañan los estertores acuáticos? Nanosegundos, si se tiene en cuenta la diversión posterior.

Huelga decir que adhiero a la segunda postura. Históricamente he veraneado en las playas de Chile y la temperatura de sus aguas hace fácticamente imposible la primera opción. Las cuchilladas que se sienten en los tobillos nos haría desisitir de seguir más allá. Meterse de a poco es un suicidio. Y si bien esto parece convenir a la evocación de Alfonsina, la realidad nos dice que ella no tenía gónadas, lo que probablemente le simplificó las cosas.



Nos toca ahora avocarnos al segundo tema. Sí, ese, el del halo de misterio. "Misterios sin resolver" fue un programa noventoso sobre crímenes sin resolver*, personas desaparecidas y fenómenos paranormales del que solamente tomaremos el nombre, ya que no nos interesa ninguna de las cuestiones enumeradas. Simplemente me gustaría en este espacio enumerar algunas preguntas de las que yo no tengo respuesta, en la esperanza de que algún lector que acumule información intrascendente en su cabeza (y sé que los hay) pueda dar una respuesta. Y el fundamento para hacer esto es que las vacaciones son un período más acorde para hacer preguntas que para elucubrar respuestas, ya que éstas suponen una elaboración mayor.

Para ir calentando la mano, empiezo con dos, una propia y una que me hicieron llegar (y que verán que es propia de alguien que está de vacaciones) Invito a los amables lectores a que hagan llegar sus propias inquitudes sin compromiso alguno** En la medida de lo posible o de que se acaben mis vacaciones, iremos respondiendo.

- ¿Por qué los científicos de cualquier serie siempre tienen acento alemán?

- ¿Por qué la capa de pan rallado de la milanesas de restaurant se levanta cuando las de mi casa nunca lo hace?

¿Dije que estaba de vacaciones?

Que lo disfruten con salú.



*Evidentemente. Probaron con "misterios resueltos" pero nunca tuvo mucho rating.

** cuando digo "sin compromiso alguno", me refiero a que no me comprometo a dar una respuesta. Usted hágase cargo de lo que pregunta.



10 comentarios:

yquemeimporta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yquemeimporta dijo...

Estimado a ver si con su saber me ayuda con estos misterios?

1 - De donde viene la teoría de que los perros y gatos se odian?

2- Cual es la razón de tener dos nombres o más? No me diga para cambiarlos...no vale.

3- Quien inventó a Cumbio?

Yoni Bigud dijo...

Yo creo que la entrada Alfonsina Storni va más con mi condición física actual. La otra generaría un minitsunami en la zona donde decidiera acuatizar.

¿Por qué los locutores explican las bases de los concursos (y otras yerbas) a toda velocidad? ¿Es una forma de emular a la letra chiquita?

Un saludo.

Pablo dijo...

yquemeimporta: las preguntas que plantea me quitan el sueño. Y como a mi me gusta dormir, ensayaré algunas respuestas. No importa o ridículas que sean, cumplen con poner a resguardo mi reposo.

1. La realidad nos muestra que tanto canes como felinos tienen odios más fuertes. Los patos pueden dar fe del salvajismo de los perros así como los canarios comentan sobre la innecesaria violencia de los gatos. Debe haber un interés comercial. Por ejemplo, que los dueños de mascotas compren alimentos distintos cuando claramente las pelotitas color caqui son iguales.

2. Al parecer, el emperador Luis XVI -cansado de ser un número más- trocó su nombre por el de Luis Fabián, lo que le reportó el beneficio de ser el primero en lugar del decimosexto y a la vez empujó una prometedora carrera como cantante de boleros. O sea, era el diferencial para los famosos nombres familiares. Como todo, después se desvirtuó.

3. La salida fácil sería decir "los medios", pero eso no sacia nuestra sed de violencia sobre el responsable de inflingir esta herida intelectual a a sociedad. Así que respondo que Cris Morena. Ya nos debe varias, una más no hace diferencia.

Yoni: su capacidad para mover masas de agua es un don. Es justamente lo que convencerá a los que intentan entrar de a poco que no es viable.

Con respecto a su pregunta, totalmente. Es una forma de poder decir "te lo dije" aunque para poder escucharlo haya que grabarlo y reproducirlo en "slow forward". Lo que sí me pregunto es si el locutor tiene la capacidad de hablar a esa velocidad o es un truco de edición.

yquemeimporta dijo...

Debo decir (esta vez) que me ha conformado con sus respuestas. Duerma tranquilo!

Yo que leo Steinberg dijo...

Misterio....¿a que se debe que el autor mas vendido durante 2008 en Argentina haya sido Ari Paluch?....

Pablo dijo...

yquememporta: no sé si habrá sido su aprobación o el vino que tomé con la comida, pero he cumplido la consigna.

Usted que lee Steinberg: me parece que mucha gente pensó que, al ser el autor es un locutor radial, eso los exoneraría de tener que leer efectivamente.

Lo bueno de este tipo de best sellers es que nos quita la presión a todos aquellos que soñamos con alguna vez editar mas no sea un afiche de kermesse de que el contenido no sea un robo.

Vikingo dijo...

Una razón muy válida tener dos nombres es que las madres puedan utilizar un tono más imperativo cuando retan a un hijo. Mi progenitora apela constantemente a ese recurso cuando no está de acuerdo con algo que hice o dije, y me llama por mis dos nombres.

cerriwden dijo...

Me encantan las historias de vacaciones.
Si bien prefiero las montañas y su aire, las playas tienen ese encanto de la multitud.
Mi cabeza está llena de pajaritos.Y por supuesto de información intrascendente, que cuido como Gollum al anillo.
Así que permítame decirle que el acento de los científicos no es alemán. los alemanes casi no pronuncian la rr, y los científicos locos o no acentúan hasta el chirrido esa consonante. Por ejemplo un alemán diría:
-La fógmula paga matag a todos en esta gueda es....
El científico, que habla el lenguaje de la equivocación y el error:
-La FFFórrrmula parrrra matarrrr a todos en esta guerrra es...
Y, No pienso terminar la frase, si bien la conozco por un muchacho que me lo dijo en esos momentos en que los hombres hablan hasta por los codos.

El Misterio de las Milanesas es demasiado terrible para revelarlo.
La humanidad no está preparada.
Besos.

Pablo dijo...

Cerriwden: Bienvenida. Yo este año estuve por las montañas, pero que quiere que le diga, me cuesta concebir unas vacaciones sin pisar la playa. Ahora, la sola vista de las fotos de una marea humana en Mar del Plata me desmotivan profundamente.

Su respuesta sobre los alemanes me ha dejado obnubilado. Tiene toda la razón, en realidad son los científicos rusos los que pronuncian la "R" fuerte. Y su presencia del lado de los malos se entiende como un resabio de la guerra fría. Habría que hacer un estudio más serio, pero mi hipótesis es que los científicos malvados ambientados del 20 al 50 son alemanes y los de los 60 a los 90 serían rus...deje, me acabo de dar cuenta que no habría que hacer un estudio más serio.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.