jueves, 16 de octubre de 2008

Great expectations


La historia y la literatura nos regalan los más variados ejemplos de lo que se suele denominar "encuentro de dos mundos". Si bien paradigmáticamente se usa esta expresión para denominar la llegada de los españoles a América, también se podría usar para relatar el encuentro de las Alemanias capitalista y comunista cuando cayó el muro; Romeo y Julieta son dos mundos en un sentido como el profesor Higgins y la Eliza Doolitle de Pigmalión lo son en otro. Pero ninguno de todos estos encuentros cala tan hondo en el sentido de la frase "encuentro de dos mundos" como el encuentro fortuito de una persona común y corriente con alguien famoso. Las sensaciones, expectativas y pasiones que se desatan en ambos extremos difieren de tal manera que se podría esperar la implosión del mundo. Gracias a Dios, al universo parecen nefregarle estos encuentros.

Vamos a tratar de sacar a la luz las asimetrías que encierra esta situación para guiar el actuar de famosos y acosadores de famosos por igual.

Las expectativas:

Cuando un ciudadano ve a un famoso, siente que tiene 15 segundos para mostrarle su admiración. Admiración que considera especial, lejos de la molestia lisa y llana que provoca el vulgo. Pongamos por caso que se trate de un actor. El acosador tratará de mostrarle que lo sigue desde sus primeras series, esperando que el famoso le diga algo como: "No puedo creer que hayas sido tan fiel ¿no querés venir a mi mansión y que seamos amigos?". ¿Es eso lo esperable, señores? Yo sé que ustedes entienden de estas cosas y saben que el famoso, apenas detecta una sonrisa de reconocimiento, sólo piensa: "que no me hable, que no me hable..."

El conocimiento:

En este punto, la situación no puede ser más desigual. Piénselo: de un lado tenemos a alguien que sabe no sólo el nombre del otro, sino también su apodo, su conformación familiar, su historia sentimental reciente y remota y hasta algunos datos que no conoce de sus propios amigos, pero sí del famoso en cuestión (color preferido, lugar donde pasaría las vacaciones, etc...) Del otro lado tenemos a alguien que no sólo no conoce el nombre del hombre que le hable incesantemente, sino que podría saludarlo dos veces seguidas sin darse cuenta. ¿Que se puede esperar de esta colisión de intereses? ¿como reaccionaría uno si alguien le espeta toda la propia vida en la cara? ¿qué se contesta? "Es así, es así...", "sí, mi madre era medio cabrona...", "no, todavía preferimos esperar un año más para tener hijos...", "sí, creo que gano mejor que el resto del elenco..."

Aquí quiero aportar mi valiente testimonio:

Calle Soler, Palermo. 13:15 hs.

(Estoy esperando para cruzar la calle frente a la puerta de mi casa, cuando veo que se baja de un auto José Chucho Acasuso. Yo sabía que venía llegando después de perder en primera rueda de Roland Garrós. Recordaba como meses antes le había dado un gran triunfo al equipo argentino de Copa Davis. Sabía que estaba de novio con una modelo que ahora veo a escasos metros. El Chucho acomoda su valija en la vereda, cuando va a sacar la manija levanta la mirada y se encuentra con que lo estoy mirando fijamente)

Chucho Acasuso: -¿que tal?

Pablo (visiblemente emocionado): -¡GRANDE CHUCHO!

Este patético episodio puede dar una idea de lo vergonzosa que puede ser la inconsciencia respecto de las asimetrías aquí planteadas. No, no tiene que ver con hablar con Acasuso en vez de con la modelo. Concentrese, hombre. Es bueno saberlo porque hay 3 formas de zanjar este desbarajuste:

a) El famoso, con gesto adusto, sigue con su vida. Resultado: "No sabés, en la vida real es re-antipático".

b) El famoso sonríe ante el halago y sigue con su vida. Resultado: "No sabés, en la vida real es re-falso".

c) el famoso no sólo sonríe, sino que se queda hablando mientras festeja las ocurrencias de su admirador. Resultado: "No sabés, anoche soñé que me hacía amigo de George Clooney".

Porque ¿qué espera realmente la gente de un famoso cuando se lo encuentra? ¿Inside information del terreno en el que se desempeña?: "Te conozco hace 20 segundos, pero quiero que sepas que Ricardo Darín tiene un pésimo humor". Es por esta extraña suposición que en las conversaciones entre gente ignota, la referencia a una relación tangencial con un famoso puede hacer ganar unos puntos, como si uno hubiese accedido a un iluminado.

Oficina. Alrededor de la máquina de café. 15:41 hs.

Persona ignota 1: Que buen mundial hicieron los Pumas ¿no?

Benegas: Sí. Yo conozco a los primos de 2 de ellos.

Uno podría preguntarse si no se está incurriendo en la falacia ad verecundiam o simplemente preguntar ¿qué carajo tiene que ver?, pero no estoy seguro de que valga la pena. Por eso, para darle peso a este escrito frente a gente común como ustedes (no, vos no Chucho, vos sos un groso), voy a terminar dando mi currículum de personas conocidas con las que tuve o tengo relación. si quiere comentar, haga lo mismo, de manera que sepa cuanta importancia le tengo que dar a su opinión.

Celebrities con las que tengo relación directa:

- el hijo de un importante cantautor folclórico.
- la sobrina de un famoso locutor de radio.
- el subcampeón chileno de paddle de 1994.
- un finalista de un reality show musical.
- la novia de un hijo de un ex-ministro.
- el sobrino de un ex-presidente.
- un notero de programa de entretenimientos.
- a un conocido de Facundo Arana.
- al primo de un Puma.
- al primo de un Puma (no, no, de otro)

Sé que dejé la vara muy alta pero no se desanime, puede decir que me conoce a mí y está ahí nomás de conocer a toda esta gente.
Sin más, sólo me queda decir...¡GRANDE CHUCHO!

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Para agregar a la lista, puedo dar fe de que trató con prima de conocido ilustrador y humorista argentino, en cuyo blog ha mendigado lectores, tráfico y favores, alegando ser otra voluptuosa celebridad (¿para agregar a la lista también?)

Aq.- dijo...

Tengo mala memoria, pero estoy seguro que a varios... una vez me cruce con Emilio Disi en la puerta del edificio donde vivia. El salia y yo entraba, solo un esqueto saludo nocturno cruzamos. No hice nada raro...

Pablo dijo...

Anónimo: esta vez te descubrí. Ahora que te codeás con figuras del deporte levantás el dedo acusador para hacerme parte del vulgo choluliento.

Si embargo, las acciones que me endilgás no me son desconocidas. Mea culpa. En mi defensa digo que no conseguí nada.

aq: esperaba algo más. Un cruce ocacional lo tiene cualquiera. Yo lo ví a Bochini y no ando publicándolo (bah, no sigo publicándolo) Se trata de alguna relación comprobable. ¿Te falla la memoria? Completá con cierto glamour: <<...y entonces, cuando nos cruzamos, Emilio (porque yo le digo Emilio ¿viste?) me dijo: "pibe, vos sos mi sucesor en comedias de bajo presupuesto y humor aún más bajo...">>. Eso vende.

Anónimo dijo...

soy, más bien, un desocupado...

Ouchurus dijo...

yo tomé cerveza en La Trastienda con Ismael Serrano!!
Y....chan chan chan chaaaaaaannnnnnn: podría decir que conozco bastante íntimamente al autor de este blog....uhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ahí les pasé el trapo a todos!!!

Pablo dijo...

Una groupie. Es el precio a pagar...

Anónimo dijo...

yo también conozco muy íntimamente al autor de este blog!!!

Pablo dijo...

Caramba! ¿usted también? Debo dejar de beber hasta perder la conciencia.

Igual, para zanjar la cuestión, aclaro que yo no cuento. No porque no sea mundialmente reconocido sino porque me doy cuenta de que citarme a mí no genera en el otro esta seguridad a la que aludo. Más bien todo lo contrario. Lo digo porque la gente no me toma en serio. No, no, en serio. No se ría, es doloroso.

Sabía que tenía que abrir un blog de política.

oxon dijo...

y yo le ataje un mano a mano a Maradona... gane, no? Benegas, gane o no gane?!!?

Bugman dijo...

Yo le contesté con una frase ingeniosa a José Pablo Feinmann.


Y le dije al autor del blog "Saque de una vez esa porquería de la verificación de la palabra o no vengo más". Sí, ahora, se lo dije.

Pablo dijo...

Oxon: la verdad es que si usted no sabe si ganó o no ese partido yo no lo puedo ayudar. Solo le puedo decir que esa jugada no fue gol, y porque le creo. Ahora, con respecto a si "ganó" en la categoría "mayor relación con mayor celebridad"...bueno, los lectores me están obligando a redefinir lo que es una relación.

Bugman: ante todo agradecerle que me haya marcado lo de la palabra. Me molestaba y no sabía que tenía poder de decisión sobre ella. O sea, era como una hija adolescente.
Ahora bien, su frase ingeniosa a Feinmann (que me intriga) entra en el mismo ranking que el encuentro con Emilio Disi y la atajada a Maradona. Un ranking que no pretendía elaborar aquí, pero un ranking al fin. El ganador lo daremos cuando Oxon nos aporte los datos del resultado final de su partido.

oxon dijo...

evidentemente el resultado no importa, lo que importa es la bronca del Diego cuando paso por al lado mio (al continuar su carrera, sin la pelota en sus pies, sino en mis manos) y me tiro un 'bien pibe, bien!'. De yapa puedo contar que en la picada despues del picado se atraganto a aceitunas (parece que son su perdicion)

Aq.- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aq.- dijo...

Agrego mas referencias para el premio:
1. Conoci a la hija de un ex Le Luthier.
2. El hijo de un politico me regalo una noche de hotel. Es mas inocente de lo que suena, pago el hotel... mejor no aclaro.
3. Una compañera de la primaria aparecia en el aviso del aeropuerto de Axe.
4. Hice un sitio que uso Bobby Flores.
5. Un amigo aparecia tocando el violin en un aviso de Seda.

Bugman dijo...

Bueno, cuento la anécdota resumida: en una reunión estaba Feinmann hablándole a un grupo entre los que estaba yo. En un momento larga una frase dirigiéndose a mí. La frase empezaba: "Nosotros, los intelectuales..." y yo lo interrumpí diciendo: "Ah, esa no es para mí, yo siempre quise ser un intelectual, pero estuve muy ocupado trabajando".
A partir de ese momento el muchacho me ignoró olímpicamente.

Pablo dijo...

aq: usted ha respondido a la consigna inicial. Bienvenido a un lugar bastante solitario.

Bugman: quedese tranquilo, después de ese hecho estoy casi seguro de que Feinmann nunca más se dirigirá a usted como "un intelectual". Pienso incluso si alguna vez se volverá a dirigir a usted.

Flora dijo...

yo también conozco al autor del blog!!! y además, una trasnoche en la calle Corrientes lo vi a Bilardo y le dije: -Carlos, Usté es un grande- Sin signos de admiración porque se lo dije en tono serio para que no me confunda con una cholula que nada en las aguas de la boludez... Y él me respondió: -Gracias nena, ¿te gusta el fútbol? Como si por el sólo hecho de ser mujer no pudiera deleitarme la pasión de multitudes. Le dije que sí, que fui a la cancha toda la vida y que ahora lo veo al Kun en Madrid. Me dio un beso y se fue. Soñé dos días con ese encuentro. Estuve bien no? Jaja

Pablo dijo...

Flora: notable lo suyo. No me extrañaría que Bilardo también haya soñado con ese encuentro. Eso sí, habiendo tirado una frase tan lograda como la que empezó su dialogo quizás no hubiese ahondado en lo de ver al Kun en Madrid. Después de un lacónico "sí" hubiese arremetido con algo casual del tipo "¿tus cosas bien?" que es más propio de quién ha superado la estaticidad que provoca la luz reflectora del cholulismo.

Vikingo dijo...

Yo no sólo conozco un famoso sino que también tuve el placer de someterlo a mis puños cuando éramos purretes... sí, sí, fajé a Nicolás Cabré cuando estaba en "Son de 10"!

Pablo dijo...

Vikingo: después del hecho que relata nos queda claro que no podemos llamarlo cholulo. Y a Nicolás abré que no puede llamarlo "gordo barbudo", "hijo de mil mujeres de la noche" y otros epitetos del estilo.

no me acuerdo como era mi usuario dijo...

Cristián Castro me cantó las mañanitas el día que cumplí 15 años en un restaurant de puerto Madero. No me entiendan mal, nadie lo contrató para que lo hiciera, simplemente mi hermana se paró, se acercó a la mesa en la que él estaba almorzando y le dijo "mi hermana cumple 15". Cabe señalar que esto sucedió en la época dorada de Cristian, cuando llenaba "luna parkes".
Qué fecundos 15 años... en un viaje a Europa junto a mi madre y abuela a esa edad (solo hace 11 años una mocosa podría pensar en viajar a Europa) nos encontramos adentro de la Basílica de San Pedro a toda la selección sub 20 ganadora del mundial de Malasia: Pekerman, Riquelme, Cambiaso, Aymar etc. etc. Alta escena: todos arrodillados "agradecinedo" su triunfo.
Mientras mi madre aconsejaba y comentaba con Pekerman yo me quedé inmóvil tratando de contestar las preguntas que estos muchachos me hacían... los nervios hiceron que en mi cerebro exista una bruma que me impide saber de qué hablamos.
En ese mismo viaje también vimos a Carlos Bianchi, y mientras mi madre le gritaba "Holaaaaaaa" yo agitaba mi manito saludando. Ah! y en un museo a un actor yankie que no sé como se llama pero hacía de marido de Susanne Summers en una serie... ajajaa a ese patéticamente lo filmé para documentar el encuentro simulando que estaba filmando un cuadro.

Grandes hitos en mi vida con los famosos.

Grande Pablog.

Pablo dijo...

No me acuerdo...: frente a la catarata de celebridades que adornaron sus 15 años sólo queda una palabra por decir, o más bien dos: Patrick Duffy. Ese es el nombre del actor que hacía de marido de Suzanne Summers en "Paso a paso" (Step by step), comedia de enredos noventosa típica de las 4 de la tarde. No, de nada. Cuando quiera. Si me apura un poco le consigo la info de qué charló con los Pekerman boys.

yogur dijo...

yo una vez vi a charly entrando a una importante multitienda de discos; tenía puesta una remera de marylin manson

Pablo dijo...

Llegado este punto no me queda nada más que entregarme a la resignación. Después de tratar de transmitir que había que cuidarse del espíritu cholulístico, esto de fue de madre trocando en una competencia sobre anécdotas de encuentro con personalidades. Diría que lo lamento, pero la realidad es que quebramos el record de comentarios de este blog. Se nota que el tema quitó la presión de que hay que decir algo muy inteligente para poder comentar. Por eso, no me queda más que decir que yo bailé con Alexis Bledell (Rory Girlmoreen la serie "Girlmore Girls") así que decreto que gané a menos que en 10 minutos alguien me diga que jugó al paddle con Robert De Niro. Pasado ese tiempo no me interesa si es el mismísimo Robert De Niro (Bob, wellcome to the blog!), yo seguiré siendo el ganador.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.