miércoles, 13 de enero de 2010

Objetivo incumplido (neutros son los trapos)


Neoescepticismo. Esa sería una buena palabra. Es como decir que no sé pero que estudié un montón para no saber. Sí, sí, con neoescepticismo va a andar bien.

Cuando se habla del acontecer nacional o mundial, de "lo que pasa", debo confesar que me invade una suerte de neoescepticismo. Hay un conocimiento de la realidad propio del que está medianamente informado: nombres, fechas y acciones que pueden ser memorizadas y repetidas. Pero estos no son los que "saben lo que pasa". Hay una trama invisible, un submundo de arreglos, personas y acciones que permanece oculto para el espectador medio y que sólo se revela a quienes ostentan algún poder o se relacionan con él. Hay intereses espúreos, formas paralelas de hacer las cosas, contactos y operaciones de prensa; existen acuerdos y planes de los que nunca nos enteraremos y que sin embargo nos afectan. Ante todo esto, no me queda otra que hacer mío el apotegma socrático de que sólo sé que no sé nada. Y también la parte de que con esto supero a quienes ni eso saben.

Sé que mucha gente que habla con una seguridad de catedrático sólo repite este nivel superficial, promociona criterios ajenos. Un criterio propio es algo mucho más complejo. Ahora ¿cómo se forma un criterio propio cuando uno no conoce la realidad tal cual es? ¿y cómo conocer la realidad tal cual es si parece que todo lo que recibimos está teñido de subjetividad?

Sé que usted viene acá más por las respuestas que por las preguntas, así que le contesto: no tengo la más perra idea.

Caramba, esto es un poco incómodo. ¿Cómo que para qué me meto con esas cosas? Qué sé y...no le voy a permitir que me llame así. Además, analicemos ¿qué tan objetivo es usted mismo para transmitir información? Ve, ahí tenemos un filón. Veamos.

Recuerdo cuando estaba en primer grado. Lo recuerdo como si hubiese sido hace 24 años. Que lo fue. O sea, me acuerdo aproximadamente de un pomo. Pero entre lo poco que puedo recuperar está aquella competencia: un compañero y yo habíamos dibujado un caballo cada uno y queríamos saber cuál estaba mejor hecho. Después de algunas preguntas a compañeros cercanos, decidí agrandar la muestra. Durante el recreo fui por el patio con mi dibujo haciendo la pregunta a extraños imparciales: "¿Cuál caballo te parece mejor? El mío o el de Juancho, que es una reverenda cagada". Aún con las impugnaciones metodológicas, el mío ganó por amplio margen. Juancho, carcomido por la envidia, no dio como válidos los resultados.

Yo sé que usted va a tomar partido por Juancho. Después de todo, nunca me tuvo gran aprecio. Pero sólo quiero marcar dos cosas:

a) Usted hace lo mismo que yo hice en primer grado, pero actualmente, así que no me juzgue.

b) Nunca vio mi caballo.

Como sobre el punto "b" no hay demasiado para hacer, pasaré a explicar el punto "a". Cuando alguien le pide que relate alguna situación en la que usted está involucrado, los tonos que usa y las secciones de la conversación transmitidas tienden a ser -cuanto menos- un poco parciales.

Conversación:

Individuo "A": - ¿Sabés lo que pasa? En este país lo que hay que hacer con los políticos es matarlos a todos.

Individuo "B": - Lo que decís no tiene ningún tipo de sustento. Obviando el hecho de que pasarías por encima de leyes naturales y positivas, probablemente provocarías pánico social y anarquía estatal, por lo que el remedio terminaría siendo peor que la enfermedad.

Individuo "A": - Es como te digo.

Individuo "B": - Sos un irracional. Ta' luego.

Individuo "A" contándole a Individuo "C" la conversación con Individuo "B":

Individuo "A": -...y yo agarré y le dije: "Escuchame, viejo, lo que hay que hacer es matarlos a todos, y a otra cosa".

Individuo "C": - ¿Y él?

Individuo "A": - Empezó (echando la pera para atrás e imposta la voz mientras gesticula ampulosamente) con que "me parece que no", "que eso no es así", que hay que ser positivo", que no sé que pelotudez de la ley... Y yo le dije (vuelta al tono de firmeza): "Es así". Porque es como digo, viejo. Dejate de embromar.

Ahora bien ¿qué oportunidad tendría mi interlocutor de decirme que el otro tiene razón y yo soy un primate al que no se le debería permitir opinar cuando hay gente cerca? En un día soleado, con 5 rivotril encima y después de escuchar a alguien cantar "el tutá tutá" habiendo aspirado helio, le diría que pocas.

Haga la prueba: súbase a un taxi y haga un comentario sobre el mundo político o deportivo. No tiene que ser específico, no se juegue. Con un "el Congreso tiene un cúpula antigua" o "en el fútbol se patea la pelota" basta. Aguante los 15 minutos de monólogo. No se deje engañar por los datos que sazonan el discurso ("mi cuñado limpia los baños en River y me dijo que Passarella arregló con la barra brava", "a ese diputado lo vieron teniendo relaciones con un alce ¿o por qué cree que votó para que tengamos intercambio económico con Canadá?") Cuando le de un espacio trate de plantear sus reparos. Verá que es imposible. Que las opciones son el silencio resignado o el pugilato.

Lo más sensato sería ser más críticos con la información que recibimos, distinguir niveles de certeza y opinión y estudiar más atentamente la realidad. O poner un programa en la franja del mediodía.

Es como digo, viejo. Dejense de embromar.

14 comentarios:

Ouchurus dijo...

Sábado, 10.30 am, residencia de Ouchurus:

Ouchurus (mirando una sección del diario): che, qué onda este flaco del banco central?
Sr. Ouchurus (mirando otra sección):qué onda qué exactamente? quién es? qué hizo? qué opina? Sé más específica.
Ouchurus: no sé...justamente te pregunto eso, qué es lo que pasa con este pibe...
Sr. Ouchurus: uh...es medio largo de explicar!
Ouchurus: y lo que pasó con Obama? Me explicás...?
Sr.Ouchurus: qué cosa exactamente?
Ouchurus: no sé, eso de lo que está hablando todo el mundo!
Sr. Ouchurus: Uh negra! Así no sé puede! No hinches y dejame leer el diario!


Cuando una no tiene tiempo de ver noticieros ni leer el diario completo...sólo cuenta con la información subjetiva que le pasan...si se la pasan.Por eso vivo taaan desinformada!!

un saludo

Pablo dijo...

Me parece que el Señor Ouchurus tiene razón, y no simplemente por querer leer el diario en paz sin constantes interrupciones como podría parecer. Sino porque es conciente de que sería un nuevo filtro para que a usted le llegue una realidad todavía más licuada. No, no, el tipo es generoso.

Parece que nos hemos quedado solos, Ouchurus.

Ouchurus dijo...

mientras estemos usted y yo...

Bugman dijo...

¡Larguen, que los vieron!
Con respecto al artículo....
¿eh?

Pecé dijo...

Me permito recordar que lo que dibujaron ambos era un oso gris. Que el tuyo tuviera más pinta de caballo me parece que no tiene mucho mérito, dado el caso.

Anavril dijo...

Ehhh, cof cof, ejem..esteeeee
Espere, hace 15 minutos que no paso de "apotema" (y le regalo el aspúreo ese que tengo dos)

Oiga Don..a usté, le garpan en Balcarce 50? Que te paza Clarín!

Y la Sra Ouchurus dio muestra de como reventar un escrito en el 1er comentario...me parece que hoy es un incomprendido...(por mi, seguro!)

Pablo dijo...

Ouchurus, mientras estemos usted y yo me parece que las chicas quedan sin supervisión.

Bugman, ¡está bien! ¡está bien! Silvando y aplaudiendo entonces...

Por lo demás, la confusión quedó clara. Sinopsis: breve disertación incoherente sobre la imparcialidad de la información recibida seguida de un achaque de imparcialidad en sus relatos a los lectores para tapar el hecho de no haber resuelto la disertación incoherente.

Pecé, depende. Como oso ¿cuál le parecía mejor?

Anavril, en realidad es una objeción que me he hecho después de leer diarios con los que estoy de acuerdo (que no son "El Argentino", desde ya) Pero se ve que no lo supe explicar. Prefiero pensar que es tan tan tan pero tan profundo que nadie lo entiende. Ni yo. Es mejor para mi ego.

En realidad este escrito se trata de un boceto que tenía colgado. Ahora veo por qué.

Shimmy dijo...

Que puedo decir? No me gustan los noticieros. Ya la palabra "noticiero" suena despectiva, no?
Para poder tener alguna idea de "lo que pasa" intento leer la misma información por 3 diarios (digitales) distintos. Como no siempre puedo leer 3 veces la misma noticia, y no siempre leo los diarios en el mismo orden, a veces tengo visiones oficalistas de las cosas, otras opositoras y algunas veces amarillas.

Viejex dijo...

Creo estar de acuerdo con su neoescepticismo. Claro, podría ser que las razones que me inducen a ese parecer sean espúreas influencias de algún poder oculto, de alguna corporación que pretende y logra convencerme de que mis ideas no están bien fundadas...que complicado...
En fin...
Bien Racing ayer, eh?

La Rubia dijo...

Ese es tu caballo???? Pero si es muchísimo mejor que el de Juancho!!! Sabes lo que pasa? Es que la gente no sabe apreciar lo bueno cuando lo tiene enfrente, entendes? hay que abrirle los ojos a la gente.

Melusina dijo...

Hablar del Nuevo Orden Mundial es muy difícil, Benegas. Lo admiro. No estamos preparados para digerir caballos. Adío!

El Señor F. dijo...

Falta contemplar la posibilidad de que el amable lector esté de acuerdo con el taxista. En ese caso, habría de sugerir el tratamiento ludovico.

El Señor F. dijo...

que sugerir, perdón.

Anónimo dijo...

Disculpe, pero el tema esta en el que escucha.
Entiendo la influencia descalificante del que relata a terceros la conversacion donde sugiere que los maten a todos (con lo que estoy de acuerdo) sino la postura de los prejuicios del receptor.
Si yo pienso que fulano es un hijoeputa -sin juicio previo ni debida defensa- todo lo que el diga me va a parecer turbio y malintencionado, por otro lado cuando alguien esta enamorado y su media naranja dice una boludez ciclopea, enseguida se escucha una voz melifua: "ay bichi, las cosas que decis!"
La realidad se escurre entre el contenido, emisor y receptor.
A donde iba? el sesenta me deja bien?

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.