martes, 1 de septiembre de 2009

Gente con demasiado poder


Se nos dice que es un afrodisíaco tan poderoso como el dinero; que rige todas la relaciones humanas; que es dado por el conocimiento; que es la secreta obsesión detrás de cualquier vocación política; que su búsqueda atraviesa toda la historia. Algunos aseguran que es bisílabo. Señoras y señores, de lo que hablamos no es otra cosa sino del poder.

No del poder para..., es decir, la capacidad de conseguir los medios para realizar un determinado fin, sino del poder como fin en sí mismo. Nos referimos a esa sensación embriagante de tener el control; de que la propia voluntad sea medida y regla de voluntades ajenas. O sea, el poder en el sentido jodido de la palabra.


¿Quién tiene el poder? Esta pregunta inquieta tanto a los que aspiran a tenerlo como a quienes lo detentan. Y aquí el imaginario colectivo dispara para cualquier lado y razona fuera del recipiente: imagina seres anónimos que viven en una especie de galaxia paralela, con un dominio fáctico del mundo desde las tinieblas. Tales personajes, elucubran los neófitos, se encuentran en enormes oficinas pertenecientes a corporaciones multinacionales enquistadas en grandes ciudades. Mientras miran por los enormes ventanales de un piso 50 vestidos en sus impecables trajes, murmuran la frase del príncipe Adam*: "yo tengo el poder". Quienes así piensan probablemente estén dejando pasar que el poder que se muestra es el que alguien efectivamente puede ver, y por eso no se juega en los que controlan los dichosos "hilos del mundo" sino en personajes mucho más cercanos y mucho más diabólicos que un señor en traje que mira por el ventanal en un piso 50 de las oficinas de una corporación multinacional con sede en una gran ciudad. Personas que no tienen poder porque hayan tenido la habilidad para conseguirlo, sino que simplemente se encontraron con que tenían poder y sucumbieron ante él, dejándose arrastrar como el perro atado al carro de los antiguos. Sólo que este perro va mordiendo y meando a todos los que ven el espectáculo.

¿Quienes son estas personas a quienes el azar quizo premiar con demasiado poder? Veamos:

1) Los porteros: pensemoslo bien ¿para qué sirve un portero? ¿cómo es que surgió el oficio?: gente que vivía en un edificio necesitaba que alguien se ocupe de cuidar los lugares comunes, pudiera hacer algunos arreglos menores y sirviese de espantapájaros urbano ante posibles intentos de atracar el edificio. Ahora bien, las experiencias de los últimos 4 porteros me han indicado que sus labores están lejos de tales especificaciones. Al parecer se reducen a baldear la vereda. Todo era lindo y maravillosos hasta que llegó el SUTERH. Al parecer todo lo que salga de la planta baja está fuera de su jurisdicción, incluso el cambio de una bombilla debe hacerlo un electricista matriculado y los ladrones no podrán entrar...a menos que lo hagan entre las 13 y las 17 hs. O después de las 19 hs. O entren en silencio y no toquen la portería.

Primero fue Rosita, tan simpática como inútil; luego vino el Ninja Perez, conocido así por su capacidad para desaparecer sin dejar rastros (para dormir su extensísima siesta); después estuvo aquél señor del que no recuerdo el nombre pero que por lo menos te abría la puerta y por último desembocamos en Carlos. Oh, Carlos. Al principio discutíamos con mi mujer si Carlos era malo o imbécil. El tiempo nos mostró que no se trata de una disyunción excluyente. Usted me dirá que con tanto cambio alguna vez tocará alguno bueno. Es necesario aclarar que los cambios tienen que ver con mudanzas mías, y no con un reemplazo de portero. No hablamos aquí de simple estabilidad laboral, hablamos de inmortalidad laboral.

2) Los mecánicos: frente a esta gente que sabe nombrar y desarmar las partes de un motor nos encontramos en la más completa de las indefenciones. Es difícil encontrar una asimetría mayor. La sospecha de que el problema nuevo no era problema antes de entrar al taller revolotea en el aire como una figura hecha con el humo de un cigarrillo y, al igual que esta, se esfuma. Para poder presentar batalla uno debería estar muy seguro de lo que dice: "no me importa que mis ceniceros filtren, no voy a pagar $300 pesos por ellos", "estoy seguro de que cuando traje el auto tenía puertas laterales". Ese tipo de cosas. Si se va un poco más profundo que eso, sólo queda agachar la cabeza y pagar.

3) Los empleados de los call centers: aunque ya les hemos dedicado algunos pensamientos, bien vale la pena detenerse en ellos. Escudados por una burocracia dantesca, gozan de la impunidad de estar del otro lado de un teléfono. He anotado nombres, puestos y números de pedido, pero nunca he llevado a buen puerto una queja.

Oficinas de compañía de celulares para atención al público. 12:34 hs.

Pablo: - Sí, vengo a quejarme porque los mensajes de texto me llegan 4 horas más tarde y varias veces me pasa llamadas directamente a la casilla de mensajes sin dejarme atenderlas.

NN1: - Sí, llame al servicio técnico desde esos teléfonos directos.

Pablo: -Hola ¿servicio técnico? (relato del problema)

NN2: - Bueno, usted debería (se corta)

Pablo: -Hola ¿servicio técnico? Sí, yo había hablado con NN2 Ah, ¿no me puede comunicar? (nuevo relato del problema)

NN3: - Ahá... (se corta)

(suena mi celular)

NN3: - Bueno, lo contacto aquí. ¿podría fijarse tal cosa en el celular?

Pablo: - No, porque estoy hablando con usted.

NN3: - Es que lo mejor es llamar desde los teléfonos directos a servicio técnico.

Pablo: - ¡Pero si usted me llamó a mí porque no funcionaban!

NN3: - Estuve fijándome y usted no tienen ningún problema.

Pablo: - ¿Cómo que no? Si le dije que...

NN3: - Le repito señor que usted no tiene ningún problema.

Todavía tengo ningún problema.

4) Los empleados públicos de cualquier dependencia: imagine una miríada de porteros. Si un trámite avanza, debe considerarlo un favor personal.

5) La gente del departamento de sistemas: cualquier libro de managment le dirá que un líder debe saber guiar a su equipo para alcanzar los objetivos a través de la puesta en juego de determinadas competencias. Usted también podrá encontrar las caras de estratégicos CEOs en las tapas de revistas igualmente estratégicas. Pero la verdad verdadera de la vida interna de una empresa económica es que los que tienen el poder son los del área de Sistemas. Todos los saben. No existe para ellos tal cosa como "información sensible", "restricciones" o "privacidad". Todo lo ven, todo lo saben, todo lo determinan. Si usted quiere implementar un proyecto, no se pregunte por las condiciones macroeconómicas, la coyuntura política o los factores climáticos. Pregúntese si puede lograr que alguien de sistemas se involucre en su proyecto. De otra manera fracasará. A menos que su proyecto consista en lograr hacer fuego a partir de dos ramitas.

6) Los pedagogos: que se entienda bien, la pedagogía puede ser una gran ayuda para la educación. El problema es que -por no sé qué extrañas causas-, casi ha logrado subsumirla en sí. Los pedagogos han logrado un lugar en las instituciones educativas reservado para los sabios, siendo sólo técnicos. En nombre de una intangible "calidad académica" le quieren dar un grado tal de formalidad que le absorben el alma a la docencia. Imagine a Cicerón tratando de dilucidar los contenidos procedimentales de sus discursos o a Churchill teniendo que cambiar la expresión "sangre, sudor y lágrimas" por otra que respete más las diversidades como "flores, nubes y pajaritos".

Nosotros, los que lo más cerca que estamos de haber experimentado el poder sea habernos quedado sólos en casa con el control remoto, sólo podemos mirar a estos seres con miedo y despreciarlos por dentro. Ellos son los que ahora tienen el poder. O eso es lo que me pareció mirando por el ventanal de mi oficina en el piso 50 de una corporación multinacional con sede en esta gran ciudad.

Que lo disfruten con salú,


* cuando se convierte en He-Man

24 comentarios:

Viejex dijo...

Hay algo que no me cierra del todo: es cierto que se dice que es un afrodisiaco poderoso, pero no conozco a nadie que se erotice con un portero, con un empleado público ni con un empleado de Call Center. En cambio los de sistemas si, esos levantan a paladas.

Por cierto, la palabra pedagoga me suena a una mujer fácil. Que curioso, ¿no?

P/D: Fijese que se le escapó un "absorven" en lugar de "absorben" por ahi.

Ouchurus dijo...

Cómo que no se acuerda el nombre???
Ismael!!!!!
No se le entendía ni jota cuando hablaba, pero al menos te hablaba...

Hace poco lo ví, y le mandó saludos!Estaba tomando unos mates en la vereda con el Chucho Acassuso...


P.D.: Viejex, los de sistemas levantan con pala???!!! Dónde trabaja usted???

Anavril dijo...

Mi dentista y mi ginecologo-obstetra, los 2 hombres con más poder que conozco... Siempre logran someterme...

Y los ascensoristas!! imposible llegar al piso 50 en los ´50 sin ellos.

Pablo dijo...

Lo dismulan, Viejex, lo disimulan. Pero la imagen de esa panza peluda asomandose por debajo de una musculosa gastada mientras esos brazos fofos tiran el agua del balde sobre la calle es el sueño de todas las mujeres.

Por lo demás, cuando tengo que adaptar un programa a un formato que parece estar hecho para encriptarlo, la palabra "pedagoga" me suena más a "hija de mujer fácil".

Ouchurus, cuando dice que "levantan a paladas", probablemente Viejex se esté refiriendo a dinero. O a cartas de "Calabozos y dragones".

Anavril, no ha elegido la expresión más feliz para referirse a su dentista, ni mucho menos a su ginecólogo.

En los 50's se podía mover los hilos del mundo perfectamente desde un piso 30. Habría que rever el tema de las conversaciones en los ascensores a la luz de estos profesionales.

Bugman dijo...

Hace más años de los que quiero confesar que trabajo en sistemas.
Efectivamente, tenemos poder, dinero y mujeres, pero no sabemos usar nada porque las interfaces de usuario de todas esas cosas están mal diseñadas.

Uncle Leo dijo...

y que me dice de los enfermeros? Especie con poder si las hay.
Son capaces de ponerle una sonda vesical a uno, sólo para no tener que cambiarlo!
Y si jode mucho...enema de Murphy!
Y no solo a los pacientes,al R1 tambien( residente de 1º año:lacra del hospital)
Me quedo con el portero de panza peluda mononeurona.

Ludmila dijo...

En mi vida conocí gente más poderosa que los "cabineros" del peaje. (si, acabo de inventar cabineros). Tienen un sensor especial para detectar cuando uno está apurado, es entonces cuando recogen nuestro vuelto con palitos chinos, moneda por moneda... CUANDO ES POR DEMÁS SABIDO QUE TIENEN PILONES DE VUELTOS PREPARADOS!!!

Pecé dijo...

Muy bueno Cox. Yo sólo le sugeriría que reconsidere agregar a las secretarias parroquiales a su grupúsculo de gente con poder, o a cualquier otra persona con una dosis mínima de poder, pero que administra de forma letal.

Viejex dijo...

Ouchurus, trabajo en sistemas, desde luego.

No, no insista, no puedo salir con usted esta noche, ni ninguna otra. Me compromete.

Pablo dijo...

Bugman, espero que entienda que mi comentario anterior fue hecho con el mayor de los respetos y que espero poder seguir entrando a mi casilla de mail así como a cualquier cajero automático.

Uncle Leo, preferiría no hablar mal de los enfermeros. Todavía no me recupero del último enema de Murphy. Y Murphy tampoco.

Ludmila, el distintivo de los cabineros no radica tanto en su poder como en su amargo resentimiento. Imagine la sensación de estar todo el día viendo como otras personas tienen que ir a alguna parte menos usted. Es una metáfora cruel. "Todos los días pasás y nunca te preocupás verdaderamente por lo que me pasa", "¿que soy, un poste?" y otras recriminaciones del estilo son moneda corriente. Una de 5 centavos.

Pecé, tema urticante el de estas mujeres. Solo espero que San Pedro no haya puesto una secretaria parroquial en la puerta del cielo.

Yoni Bigud dijo...

Hay diferente cantidad de poder en las manos de los individuos que acaba de mencionar. Coincido con la mayoría en señalar que los de sistemas se llevan las palmas. Y todas las minas. En cambio los otros solo pueden exhibir un poder pequeño, limitado a su teatro de operaciones.

Los de sistemas pueden hacerle la vida miserable al rey del mundo.

Pregúntele al Señor Bugman, pero no me lo irrite.

Un saludo.

Ouchurus dijo...

SISTEMAS???!!! en serio?????


no salgo de mi asombro, pero veo que hay consenso...

Empiezo a tenerle más respeto a Bugman.

Viejex: cómo se le ocurre?!!!que cree que soy, una pedagoga?!!

Juan dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA no puedo parar de reirme con el comentario de Ludmila...

Hay un dicho que dice: "No hay peor tirano que un esclavo con látigo". Creo que resume las cuotas de poder de esta gente, a la que agrego: colectivero frenado en el semáforo a 10 mts. de la parada con vista al infinito...

Pablo dijo...

Yoni, usted dice que los de sistemas se llevan todas las minas sólo para congraciarse con ellos. No crea que no nos damos cuenta de sus estratagemas. No sólo yo, sino también los atentos, inteligentes y apuestos profesionales de Sistemas.

Juan, su frase resume bastante acabadamente el centro de la cuestión. Todos tenemos algún espacio de poder, habrá que ver como lo usamos. Mi espacio de poder, por ejemplo, es...bueno, ese no...es...aunque la verdad es que no podría considerar que...quizás ahí podría...no, no podría...¡ya sé! ¡anoche me quedé sólo en casa con el control remoto!

Viejex dijo...

Ouchurus, sepa disculpar mi sincericidio. Cuando dije lo de pedagoga no sabía o no recordaba haber leido en su perfil que ud fuera Lic en Psicología...es mas, ud no siquiera habia comentado aún. Asi que dígame, por que dice que yo pensaba que ud era una mujer fa..icopedagoga? Mmm? No anadará proyectando?




Ajá.





Interesante.






Cuénteme de sus padres.





Ajá....

Ouchurus dijo...

Viejex, no aclare que oscurece.Si esta vez utilizó la palabra psicopedagoga, sepa que en "mi gremio" es prácticamente un insulto...prefiero el de mujer fácil...


Seguimos la próxima, por hoy se nos terminó el tiempo.

Viejex dijo...

Ouchurus, créame que se lo pregunto (esta vez) con la más absoluta candidez: me está diciendo que las psicopedagogas no son psicólogas? o es que dentro del gremio de los psicólogos son una especialidad con mala reputación como entre los médicos lo son los traumatólogos?

Ok, si se acabo el tiempo, esta bien. Pero queda la pregunta para la próxima.

Tome. Tiene cambio?

Ouchurus dijo...

No, las psicopedagogas no son psicólogas, son psicopedagogas.Dos carreras distintas y dos objetos de estudio distintos.En el caso de ellas los problemas de aprendizaje casi exclusivamente.No veneran a Freud sino a Piaget.

perdón Pablo!Tenía que explicarlo.






y no, nunca tengo cambio.

Pablo dijo...

Disculpen que interrumpa, pero sólo es para aclarar que todo surgió a partir de que Ouchurus trató de preguntarle si creía que era un mujer fácil (de ahí su ¿qué cree que soy? ¿una pedagoga?) Los pedagogos se ciñen a temas educativos (de aprendisaje) y por eso trabajan principalmente con niños. Los psicólogos hablan de problemas más generales, aunque en general atribuyen esos problemas a cuestiones irresueltas en la infancia. O sea, le echan la culpa a las psicopedagogas.

Lo aclaro sobre todo porque sigue aquí y ya es mi turno. Con lo que cobra la Dra. Ouchurus....

Están en mi cabeza dijo...

Los empleados de call center merecen el infierno sin escalas...hay un chiste de Liniers al respecto (creo que es de Liniers, ahora estoy dudando...)
Pero los porteros...merecían un post aparte!
saludos

Anónimo dijo...

Concuerdo en que el verdadero y ultimo gran poder esta en el control remoto.
Soy un hombre facil

Mariano dijo...

A ver, voy a repetir esto por decimocuarta vez. Una vez más que llame a atención al cliente y un fronterizo me venga con un "disculpe señor, pero acá no podemos solucionarle el problema", me van a conocer.

Y estoy hablando en serio. Al igual que este tarro de combustible que tengo en la mano.

Viejex dijo...

Cada vez me srprende mas, Mariano. Ud tiene un tarro de combustible que habla en serio? Yo todos los tarros de combustible que conozco son unos jodones bárbaros!

Anónimo dijo...

Basta. Los de sistemas NO LEVANTAN NADA (sí algo de $). Como se nota que la mayoría de los que opinaron eran hombres... y gente de sistemas.

Ouchurus confíe firme en su intuición.

Muchachos de "IS": disculpen siempre pueden ser honrosas excepciones...

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.