lunes, 15 de septiembre de 2008

Oh my blog!


A veces no me reconozco. El otro día, hablando con unos amigos, me recomendaron algunos blogs que ellos visitaban. Usted creerá que por el hecho de tener un blog uno está medianamente al tanto de lo que pasa en la "movida blogger". Pues no es así. No hay un curso de capacitación inicial para poner un blog en el cual describan el status quaestionis de la actividad blogger en Argentina y el mundo. No hay instructores explicándole a uno como hacer para mejorar el propio blog. Sé que esto puede parecerle sorprendente, pero es así. Por eso no hay contradicción alguna entre tener un blog y ser un idiota. Hay sobradas muestras de ello en la web. La cuestión es que recorrí la ruta que me habían trazado. Apenas asomé la cabeza en el océano de blogs, me dí cuenta que no soy el único que escribe cosas aparentemente ingeniosas todas las semanas. Ni siquiera soy el mejor, como siempre me había dicho mi mamá. Soy sólo uno más dentro de muchos. Pero ¿de cuantos?

Según Technorati, un motor de búsqueda en internet especializado en blogs, en marzo del 2007 existían 72.000.000, abriéndose cada día 120.000 nuevos. Blog más, blog menos, actualmente deberíamos andar por los 137.400.000. Quizás se sienta intimidado por el número, pero hay que ponerlo en marco. Nuestro planeta tiene aproximadamente 6.700.000.000 habitantes, lo cual dejaría 49 habitantes por blog. Fui un poco más allá en mi investigación y descubrí que, de esos 49, a mí me tocaron 20 que no tienen computadora, 7 que son analfabetos (y que no coinciden con los que no tiene computadora. Raro ¿no?) y 12 que no saben hablar castellano. De los 10 que quedan, usted sería de lo mejorcito. Ya ve que mi situación no es la ideal.

Teniendo en cuenta todo lo visto, decidí salir a la caza de lectores de otros blogs. Usted me reprochará esta actitud, pero le pido que no se ponga en moralista. Tampoco es que sea la novia de mi mejor amigo (aunque sólo porque ella es una analfabeta no-hispanoparlante sin computadora) Además, no es algo de lo que me enorgullezca.

Mi primer intento fue ir a un blog de alguien conocido y comentar ahí. Como en el comentario mi nombre queda como un link al blog, una pizca de ingenio bastaría para generar curiosidad y que ese comentario inocente se transforme en una trampa para osos virtual. No, no quiero osos que lean el blog, es una analogía. Sí, es verdad que dije que era una trampa, pero lo de la trampa es una analog...deje, solo le pido que no diga públicamente que yo afirmé que usted es de lo mejorcito que lee mi blog. La cuestión es que me metí en el blog del famosos dibujante Liniers (macanudoliniers.blogspot.com) Allí, en el comentario 145 de la entrada del 2 de septiembre pueden encontrar un comentario mío. Entre obsecuentes impresentables y detractores violentos se cuela un comentario que, con cierta elegancia, no es más que un pedido de atención. Lamentable. Es más, ni siquiera soy tan explícito como otros pedidos que se encuentran, con lo cual me siento una groupie que -después de haber sido usada por el vocalista de la banda- se da cuenta que ni siquiera se sacó una foto. A veces no me reconozco.

¿Como hacer entonces? He aquí el dilema de todo blogger. Podría "asociarme" con otros blogs que sean muy leídos recomendándolos, pero eso se asemejaría a mi amistad con Manu Ginobili: él no está enterado de que la tengamos. Así, lo único que me queda es tratar de escribir bien e ir ganando lectores que recomienden el blog a otros lectores, pero eso sería justamente lo que hemos tratado de evitar: el camino difícil. Este camino implica trata de escribir sobre temas interesantes, en forma no demasiado extensa y siendo lo más ameno posible. Ah! y no repetir tantas veces la palabra "blog" en un escrito. Habrá que adaptarse. A veces no me reconozco.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

o no soy tu mejor amigo (?) o tengo una novia analfabeta no-hispanoparlante sin computadora que no conozco... supongo que tengo novia nomas... je!

Hugo dijo...

Yo leo tu blog (y también tus mails aunque no te conteste) pero recomendarlo a alguien más ni en pedo. Por amor a vos y a aquel demás.
Saludos

Hugo dijo...

Me arrepentí y acabo de publicitar tu blog en uno de Narcóticos Anónimos y en otro de Atención al suicida... veremos de lo que estás dispuesto a hacerte cargo

Pablo dijo...

Todavía no sé si agradecerte o putearte. Aunque no implican contradicción alguna.
En todo caso una persona al borde del suicidio no es un mal público: si el resto de su vida es una mierda ¿que tan crítico puede ser de un blog?
Un abrazo y un epiteto irreproducible para vos.

Anónimo dijo...

yo si recomiendo tu blog, porque es muy bueno!!!, a lo mejor Hugo no deberías perder el tiempo leyendo algo que no te gusta...no? o es la envidia nomás??

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.