viernes, 16 de mayo de 2008

"Video meliora proboque sed deteriora sequor"

En un blog enteramente nuevo, las primeras palabras tienen un peso importante. Si el blog deviene en un suceso, siempre se verá cuales fueron aquellas primeras palabras "con las que todo empezó". Si, por el contrario, el más rotundo fracaso se cierne sobre el proyecto, aquellos que tuvieron el infortunio de toparse con la página podrán esgrimir: "Era de esperar ¿viste lo que eran las primeras palabras?". Es por eso que, conciente del peso que tendrían las primeras conjunciones de letras, decidí recurrir a una enigmática frase en latín que me levante unos puntos en la estima del lector medio y sirva de guiño para aquellas almas cultivadas que supiesen de qué se trata. Es verdad que con el correr de los párrafos los primeros se darán cuenta que no parece haber un intelecto detrás que justifique el grandilocuente uso de una lengua muerta; los segundos -ya percatados de ello- solo descubrirán que mi latín es a duras penas mejor que mi danés, pero a esa altura será mi problema, y no el de las primeras palabras.


Si hay algo que sea más dificil que elegir las primeras palabras es elegir el título. Será el nombre (ni más ni menos que la carta de presentación) lo que primeramente logrará que ese blog logre asomar la cabeza de entre la multitud de pares o el que lo condene al ostracismo virtual. Y si hay algo que le gana al latín es el griego, los filólogos lo saben. Hay dos cosas que los filólogos saben: actuar y sobre las distintas lenguas. Cuando en los congresos de Filología se juntan a jugar a las cartas y uno dice "¡Tengo latín! me llevo el pozo" otro le retruca: "Eso si yo no tuviese griego...". Griego mata latín, lo saben todos (y el danés a ambos, pero es muy improbable sacarlo) Si la imagen de un filólogo está más asociada a la de rata de biblioteca que a la de un timbero desenfrenado es -justamente- porque sabe actuar.


Debo confesar que esta necesidad de sobresalir de alguna forma me hizo pensar en ponerle como nombre una palabra que se buscase mucho en la web. Así surgió la idea de que se llamase "Pornografía", pero después pensé que, por un lado, eso me hubiese hundido en un oceáno aún más grande de sites y, por otro, que no se si los lectores que uno pretende sean hombres que exhudan testosterona y que probablemente no estén dispuestos a cambiar fotos de rubias pulposas por una reflexión sobre las ventajas del formato blog para al actividad literaria. En todo caso la elección del nombre no fue arbitraria; o sí, pero tiene que ver con una declaración de objetivos. Cuando me preguntaron sobre qué sería el blog, lo único que podía responder es que sobre nada en particular. Ante las miradas escépticas, me veo obligado a plantear 2 argumentos de por qué eso es, no solo posible, sino incluso conveniente:

a) Jerry Seinfeld hizo una de las más populares sitcoms que se hayan visto. El tema de la serie era "sobre nada". Jerry Seinfeld es multimillonario.

b) soy profesor de filosofía y si hay una virtud (o vicio, según quién lo diga) de los filósofos es la capacidad de hablar sobre las cuestiones más diversas. No se puede decir que Aristóteles fuese millonario, pero al tipo le daba para vivir en Grecia. La defensa descansa.


Esto no me exime de tener un cierto objetivo, y es ahí donde recurriré a la ambigüedad que me permite el nombre elegido: el kairós es el tiempo; no en un sentido extenso sino más bien "el tiempo", "la oportunidad", "el momento justo". Este blog no es más que un espacio para que yo me quite las ganas de escribir y usted (o quizás te debería tutear, ya que calculo que entre leer este blog y conocerme no debe haber tanta distancia) pueda leer algo ameno que a veces pueda aportar ideas o datos interesantes. Y creo que tiene sentido hacerlo porque no puede ser que el único argumento para probar que leer es divertido sea Harry Potter. Es como decir que para que la gente lea hay que ser mago. Quizás este último chiste sea un lugar común, pero no se preocupe, no será el único.


El empujón para empezar me lo dió un compañero de trabajo que llamaremos "García" (lo que tiene sentido dado que ese es efectivamente su apellido) quién, ante mis innecesariamente largos mails, me sugirió que debía escribir. Ahora bien, esto tiene dos interpretaciones:

a) "me gusta tu forma de escribir y creo que más gente debería disfrutar de tu excelsa prosa".

b) "este no es el lugar para que hagas esas boludeces. Si vas a insistir te ruego que sea en otra parte".

No creo que haga falta que aclare cuál es la interpretación que elegí.


¿Por qué en formato blog? Un profesor de Ciencias Económicas me decía el otro día que para él los diarios tal como los conocemos en el futuro iban a desaparecer para dar lugar a redes de blogs en los que cada persona pudiese contar las noticias desde el lugar de los hechos. Creo que se dejó llevar por el entusiasmo. En su favor hay que decir que la ventaja de las predicciones futuristas es que son virtualmente irrefutables. Para cuando pasa el tiempo y no se cumplen, las personas ya se olvidaron -en el mejor de los casos- o el tema ya no interesa ni para refutarlo. Si usted es rencoroso y quiere protestar por las predicciones que no se cumplieron, puede entrar al foro de usuarios de betamax o al de la Asociación de jugadores de Paddle. De todas formas creo que es válido decir que es una nueva forma de relacionarse y de llegar a otros. Pero hay otros motivos:

a) es gratis.

b) después de un profundo acto de contrastación conmigo mismo, me dí cuenta de que no tengo la voluntad sufiente para escribir un libro.

c) el poder: si yo me acercase a una señora en el transporte público y le dijese: "Señora, le recomiendo leer Los Hermanos Karamazov", mi recomendación duraría lo que tarda en llegar un policia al lugar para atender el llamado de la señora. Si, en cambio, lo hago desde un blog, las cosas toman otro cariz: "Oh! las palabras están en el monitor de mi computadora. Esto debe ser serio ¿como no serlo cuando aparece en un aparato caro como es una computadora?". Además, desde mi posición puedo considerar que los que estén de acuerdo conmigo son personas poseedoras de buen juicio mientras que si alguien me critica puedo considerarlo como un cerdo al que le he tirado un perla. O sea que usted puede ser una persona juiciosa o un cerdo. Creo que la elección es clara.

d) el formato: esto se desprende de lo anterior pero sirve como una aclaración puntual. La periodicidad de los post son aproximadamente cuando se me de la gana. El tono tampoco tiene por qué ser uniforme. Quizás venga esperando divertirse y se tenga que fumar una reflexión sobre el mal, o venga buscando un consejo después de que su novia lo abandonó y encuentre con que esa semana aprendí a hacer garrapiñada de almendras y lo relato como una hazaña, haciéndole pensar por qué su novia lo dejó habiendo otros tipos tan abandonables como yo.


Como motivación al lector hay que decir que si lee este post, sobre todo antes de que haya un segundo, podrá jactarse de que estuvo desde el principio. Piénselo. Es como haber visto a Los Beatles en el Cavern Club. Cuando yo presente mi libro en la Feria del libro (que no será más que una recopilación de estos post ya que -como dije- no tengo voluntad para escribir uno) podrá gritar: "Yo ví el primer post". Sepa que yo le sonreiré mientras se lo lleva el personal de seguridad.


Creo que esto ha sido más que suficiente para una primera entrega. Como un argumento en favor de mi manera de encarar el blog hay que decir que si llegó hasta aquí debe haber gastado unos 15 minutos de su vida. Si quisiese recomendar este blog (a un ex-compañero de la primaria que le pegaba o a alguien del trabajo que no le cae bien) ¿podría contestar la sencilla pregunta ¿de qué se trata? sin estallar en carcajadas o quedarse pensativo? Si lo puede hacer, le ruego que me mandé la respuesta en un comentario, creo que me será de mucha utilidad.

11 comentarios:

Giovanni dijo...

Bleque, finalmente!!!! En mi caso fueron 6 minutos, hice un curso de lectura rápida en ILVEM. De qué se tratará esto? El tiempo dirá... (por suerte no fui yo quien decidió crear el blog)

La Pochi dijo...

Clap, clap!!!Me dá lo mismo de qué se trate, sé que será muy bueno.
no nos hagas esperar mil años para el próximo...

Blog.Q dijo...

Excelente... Gracias por una cuota matinal de sonrisas.

El problema es el siguiente: siempre me dijeron que mi vida no tiene sentido, ¿por que no soy multimillonario como Seinfeld?

Dimas dijo...

Durante todos estos años me pregunté extrañado qué encontraba mi perspicaz cosanguínea en tu figura. Por fin, luego de leer estas líneas, he pasado de la extrañeza a la resignación.
Como fuere y en honor a mi nombre, di-más...

Anónimo dijo...

Estimado....
Simplemente, notable....
Saludos desde el otro lado de la cordillera
Un abrazo...

Søren dijo...

Misforstå!!! Søn fra skøge!!!!

EGEA dijo...

Pablix: Es un método para saber de tu existencia, y me alegro de saber que sigue tan cómica como siempre. Un gran abrazo de un viejo lector de tus caricaturas.
Milhas

Roco dijo...

estuve leyendo algunos comentarios, y el mío será un tanto más básico: muy bueno Pablito! me encantó y espero ser fiel lector de tus... no sabría como definirlo. abrazo grande

Betania dijo...

De chiquita me enseñaron que hablar del tiempo era cursi y en un ascensor, algo propio de los Campanelli. Gracias Pablo por hacer de esto una cuestión filosófica.Éxitos!!

pabli campeonea dijo...

más que los bitels en the cavern estos es flema en cemento (todavía más copado)

Juan dijo...

Si bien he "llegado tarde" a este blog, pues lo leo por primera vez meses después de este primer post, no quería dejar pasar la oportunidad de comentarlo.
Siempre que arribo a un blog desconocido, busco los primeros post, para ver de qué se trata.
Pablo, puedo decir que con la lectura de este post me he convertido, no sé si en un fan, pero seguro que en un visitante frecuente. Muy divertido y además, tu método filosófico se traduce en tus escritos, el modo en que vas "diseccionando" el tema y lo vas presentando.
¡Enhorabuena!
Buen comienzo.
Abrazo
Juan

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.