martes, 10 de noviembre de 2009

Adelantándose tarde


Estamos en noviembre. Sí, ya sé que lo sabía, pero lo repito: estamos en noviembre.

¿Qué quiere decir esto? Que ya hemos pasado octubre y todavía no llegamos a diciembre. Bien, veo que ha estado estudiando el calendario. No hablo del mero transcurrir del tiempo que se escurre como arena entre los dedos. ¿Vio como se escurre la arena entre los dedos? Bueno, así. Pero dije que no hablaba de eso, sino del tiempos signado por eventos significativos. Usted, en su torpeza, se apresurará a comentarme sobre Navidad y año nuevo. Y la verdad es que si lo pasa en la casa de sus viejos, en la de sus suegros, uno y uno o en lo de los Perez García poco me importa. Hoy no voy a dedicarme a las fiestas. En primer lugar porque no me gusta el mote uniformante de "las fiestas" y porque mal que mal uno ya sabe a qué se enfrenta. Lo invito a mirar más allá y encarar el tema verdaderamente problemático de estas fechas: las vacaciones.

Deseadas durante todo el año, su proximidad genera una ansiedad llamativa. Parece como si uno estuviese meses esperando la visita de una personalidad y en el momento que llega dijese: "uh, ya llegaron las vacaciones y yo en estas fachas". Porque aunque lo quiera disfrazar con un ejemplo, usted y yo sabemos que en el fondo hablo de las vacaciones.

Un primer tema es la elección de la locación. Una imagen mental que uno suele hacerse de las vacaciones involucra una playa soleada, de arena blanca y en cuya soledad se puede divisar una palmera cayendo educadamente sobre el mar turquesa como si lo estuviera reverenciando. Yo le echo la culpa de esto a los avisos de las empresas aéreas. Lamentablemente, la foto corresponde las más de las veces a Bora Bora y no a Las Toninas o Villa Gessell. Los dueños de esta imagen mental forman parte de los hombres que podemos denominar "playeros", y que no conciben un verano sin mar ni arena. No, no en el sentido del tiempo que se escurre sino literalmente arena. Lo que uno podría objetarles a estas personas es que si lo que quieren es irse a otro lugar para alejarse de todo, no vayan al lugar donde va todo el mundo para alejarse de todo. Tengo un solo recuerdo de Mar del Plata e involucra muchísima gente. Fui esquivando personas hasta que sentí que en un momento mis pies estaban mojados: había llegado al mar. Y eso que era marzo.

Pero hay otro genotipo vacacional que repudia la playa y sueña en cambio con un campo verde o una sierra. No, no una sierra eléctrica. Con un paisaje serrano. No, no sé que significará soñar con sierras eléctricas. Ponele que castración o potencia sexual o tendencias psicópatas. La cosa es que...o simplemente que tenés que terminar la biblioteca rápido. Puede ser. Le averiguo. Decía, los que van mucho al campo sufren durante el año del encierro de la urbe. "Son todos unos animales" confiesan a quién quiera escucharlos. Y es por eso que buscan un reducto donde los únicos seres vivos, bueno, sean todos animales. La sierra por su parte implica además alguna pretensión de ejercicio físico, más no sea ir a una parrilla que quede cuesta arriba.

Pero esta elección está sazonada por dos condimentos no elegidos: los días y el presupuesto. Y los nombro juntos porque guardan una extraña relación: quienes tienen más días (docentes, por ejemplo) tienen menos presupuesto y quienes tienen más presupuesto (empresarios grosos) tienen menos días. ¡Oia! ¡resulta que son inversamente proporcionales! Hay, sin embargo, algunos casos excepcionales que logran combinar ambas variables: gente que no tiene ni días ni presupuesto (básicamente esclavos) y gente que tiene días y presupuesto (abogados de Tribunales, hijos de empresarios grosos, Bill Gates)

Si usted es de la gente que tiene pocos días y algo de presupuesto, tomese las vacaciones en marzo. Tomarse las vacaciones en enero es como pedir un día libre y elegir el viernes. Nadie trabaja ese día de cualquier manera. Si quiere sobrevivir al año, aproveche la baja de gente en la ciudad propia de la época estival y vayase cuando todos estén volviendo o hayan vuelto (hay un placer extra en irse cuando los otros ya han vuelto. O eso me han contado las malas personas) Si en cambio tiene muchos días y poca plata, los sanguchitos para la playa hágalos en pan francés. Es más fácil quitarles la arena. Lo único que le pido es que, si bien los precios de la playa son prohibitivos, no lleve un tupper con tallarines para degustar en familia. Por el resto se lo pido.

Usted sabrá donde ubicarse en las combinaciones posibles; eso sí, no me desordene el cuadro diciendo que tiene bastantes días y que justo se ganó la lotería o que no tiene demasiada plata pero además siente que el tiempo vacacional se le escurre como arena entre los dedos.

Ahora junte todas la piezas y vea cuál es el destino de sus próximas vacaciones. Por mi parte, estaré recostado durante largas jornadas tomando sol en la paradisíaca Plaza Congreso.

17 comentarios:

Viejex dijo...

... los que van mucho al campo sufren durante el año del encierro de la urbe. "Son todos unos animales" confiesan a quién quiera escucharlos. Y es por eso que buscan un reducto donde los únicos seres vivos, bueno, sean todos animales.

La puta que te parió, Maldini!


(no se enoja por un poco de autobombo, no?)

LeO dijo...

Tomarse las vacaciones en marzo me recuerdan a la tímida maldad con la que despacito hacía durar el flan que mi madre nos daba de postre, hasta verificar que el de mi hno. se haya acabado.
Solo ahí y luego de un cordial "ah, no tenés más flan?" lo comía decidido pero suave para su desquicio.


Hace al menos 5 años que salgo de vacaciones a partir de Marzo. Es hermoso cruzarse en Febrero con alguien que ya volvió, cuando uno está hablando de lo bien que le vendrían unas vacaciones...

Yoni Bigud dijo...

Me encantaría salir de vacaciones en marzo. Tengo los días, mas no tanto presupuesto.

Sin embargo, mi principal problema escapa a los términos de la ecuación tan bien planteada por usté. Y mi principal problema, usté lo tiene por dos. Mi hija.

No hombre... SUS hijas. No la mía. Era una analogía. Deje.

No sé si ha notado que ahora las clases empiezan cada vez más en el mes de febrero, y tras que es un mes corto, le roban a uno tres o cuatro días. De marzo podemos olvidarnos por unos catorce años.

Un saludo.

Mario Š. dijo...

Lo de los animales me encantó!!!

Sólo por mostrar la relatividad de nuestros dilemas (y para darles a uds. un poco de penita soltando mis penas), les cuento que pocas cosas hay peores que llevar calzado el genotipo y el biorritmo "austral" hasta la médula, pero estar habiando en la zona "boreal" del planeta.

O sea, donde vivo están todos a full en noviembre, diciembre (excepto navidades), enero, febrero, marzo (meses en los que estaré dando clase, pueden creerlo???) y yo agotado y tratando de averiguar cuál es el hit del verano en Cariló! (obvio men!, Gessell ni a pálos!). Además, en estos meses me siento cansado porque aunque no haya hecho nada en las vacaciones de aquí (julio-agosto-septiembre) fueron meses en los que, dado mi biorritmo, puedo decir con toda franqueza que estuve en actitud mental "laboril" y, por ende, que me agoté.
Para más 'inri' (gallegismo para decir: "para colmo") el invierno boreal es menos frío que el austral, y el verano austral es más caluroso que el boreal, o sea, en ninguna estación logro armonizar mi biorritmo con mis patrones previamente percibidos. En fin, citando a PBC, hago mío el: "aaagggghhhh!!!".

Pablo dijo...

Viejex, usted tiene un cheque en blanco para hacer el autobombo que quiera. Creo que lo dejé en el blog de Yoni.

(Por supuesto que no, yo estoy en deuda con usted)

LeO, exacto. Ha captado la actitud vital del malvado. Yo atesoro esas conversaciones de mitad de febrero con gente que se fue en enero.

Yoni, me tiró abajo todo. ¿Está contento? ¿se siente mejor?

En realidad la dinámica laboral no me permite tomar otro mes que no sea enero, pero lo compensa con una mayor cantidad de días.

Además, este año me guardo una semana para invierno. ¡Vamos yo!

Mario S, usted está jodido (no en el sentido boreal sino en el austral, no se preocupe) Yo tengo un problema similar, pero en escala micro: mi reloj interno está sincronizado con Japón, así que a la mañana no puedo hilvanar dos frases con sentido y a partir de la tarde noche estoy en mi esplendor. Aaaggghhh para usted también.

Ouchurus dijo...

Ehpeeeeepeeee espérese un momentito!!
Cómo que Plaza Congreso?!! Asumo que hubo un error ortográfico y existe alguna Playa Congreso perdida por...ponele México, no?!


Si bien Yoni tiene razón con eso de que ahora marzo queda descartado, también es cierto que desde el momento en que uno tiene hijos tooooda la planificación de las vacaciones también cambia.
Tanto cambia, que lugares como París, Venecia o Bora-Bora empiezan a parecer bastante menos tentadores si se los piensa con dos menores de tres años arriba de la góndola o con alergia por comer pescados exóticos...

Bugman dijo...

No tengo muchos días, y tengo un presupuesto mediano. No tengo hijos, pero mi mujer es docente. No soy un empresario grosso , pero soy un empresario. Estoy podrido de la playa pero no estoy seguro de querer ir a las sierras.
No tengo la menor idea de qué hacer en las vacaciones, y me pone de mal humor que usted me esté planteando un conflicto que hace dos minutos no ocupaba ningún lugar en mi consideración.
Me voy a encerrar en mi casa, cerrar todas las cortinas y decirle a todos que me fui a París o a Bangkok.
Y lo voy a odiar a usted en la oscuridad.

Uncle Leo dijo...

la ecuación Hijos + poca plata= vacaciones que no veo la hora de que terminen
El año pasado terminé mas agotada de lo que las empezé.

abogado de tribunales?? Me cache en dié!! Me faltó lo de tribunales, mi marido abogado no tiene un cobre para las vacaciones, nos juntamos en plaza congreso entonces? yo llevo lona

Anavril dijo...

Acá tuvimos que cerrar el tema fechasvacaciones la semana pasada porque no podemos faltar más de dos y los que se iban en enero tenian que reservar...osea ya nos matamos, discutimos, nos peleamos ...y sacamos papelitos.

Enero y Febrero son los mejores meses para tomarse el subte D o cualquier otro...y en febrero mejor porque la mitad esta bronceadisima y uno (yo antes de retoño) nos vamos en Marzo...je je je

Pablo dijo...

Ouchurus, Playa Congreso está como a 5 cuadras de la calle México, así que no creo que se pierda.

Concuerdo con usted (gracia' a dió) con que la planificación cambia diametralmente. Y ya que estamos la ejecución también. El año pasado me llevé dos libros. ¡Libros! JAJAJA. Ahhh, buenísimo (me seco una lágrima)

Igual, a mi los pescados exóticos no me caben ni un poquito. Y ya que estamos, los no exóticos tampoco.


Bugman, ¿un lugar aislado con cortinas que cierran? ¿no me alquila un cuarto para mis vacaciones? No es necesario que me deje de odiar, pero me interesa saber qué facilidades tiene el lugar desde el que me odia.

Uncle Leo, es como describe. En defensa de los pequeños semiracionales, digo que en realidad es encantador. Lo que mata es la continuidad.

Le hacemos lugar entonces. Pero vengase en colectivo ¿eh? Que con lo que hay que pagar de estacionamiento nos vamos a Plaza Francia.

Anavril, no nos deje con la duda ¿qué le tocó?

Anavril dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anavril dijo...

2da de Febrero y 1era semana de Marzo !!!! Que la pendex pierda la primera semana de clase...cuanto pueden hacer en sala 5 ? Es el último año que puedo hacerlo !!

Anónimo dijo...

Ah! las vacaciones, lo leo y siento como el presupuesto se me escapa como arena entre los dedos.
Arena, vacaciones, que grande!
Feliz cumple en Noviembre...

Pablo dijo...

Anavril, cuando su hija logre identificar todas las formas menos el cuadrado se va a acordar.

Anónimo, este año Plaza Congreso va a tener un arenero. No me diga que no está tentado.

(Chasgracias)

Anónimo dijo...

No esta dicha la ultima palabra... recuerde que hay congreso en Valparaiso tambien.
Yo ya estoy acopiando factor solar un palo y medio para bancar el agujero de ozono.
¿Que le pasa al señor Bugman que actua como si sus vacaciones comenzaran con la temporada de lluvias y terminaran con ella? Que levante ese animo el creador del teorema de Bugman acerca del papel higienico.
Un ultimo pensamiento, creo que uno le dan vacaciones, no para reponerse del año, sino de "las fiestas". Asi, con comillas, le guste o no.

Shimmy1977 dijo...

Primeras vacaciones con Manuelita, a Sierra de la Ventana, en Marzo. Debo ser el unico enfermo que lo viene planeando desde que nació, en Julio.

Matias dijo...

Nosotros, los tilingos, nos vamos de vacaciones en Enero. En Febrero van los otros. Recuerdo la ruta de regreso de Pinamar, mirar los autos que iban en sentido de la costa y madre diciendo son otras caras. ¿Qué vería en esos rostros que los convertían en otros? ¿La nariz ganchuda del comerciante del Once? ¿El color oscuro del almacenero del barrio? ¿La populosa concurrencia del camionero que se estaciona a la vera del mar de ajo? No lo se. Pero pare ella eran intimidantes, distintos, otros, despreciables.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.